Archivo de la etiqueta: amor de madre

El tiempo que nunca sobra pero siempre falta

Recientemente tuve el placer de impartir varias conferencias a la nueva generación de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica del Uruguay. Además de comenzar a trabajar como docente en algunas asignaturas, previamente se me solicitó que les hablara sobre Gestión del tiempo a los alumnos de Montevideo, Maldonado y Salto.

Sin duda, el tiempo es un tema apasionante desde cualquier perspectiva, ya sea desde la historia, la filosofía, la economía o la mera cronología. Desde muy joven, me declaro una curiosa de todo lo que acontezca en este tiempo, tanto en nuestro tiempo mental como histórico y filosófico. Como madre, me maravillo de los avances de mi pequeño bebé, Nicolás, agradezco que su papá sea tan buen compañero en este tiempo que nos tocó vivir,  admiro cada día más a todas las madres del mundo y como tantas, debo conciliar el tiempo de mi familia con mis consultas de coaching y psicología, mis clases como docente en la Universidad y el armado de Ruta feliz, un programa de televisión de desarrollo personal, que se emitirá en Nuevo Siglo Tv y donde me acompañará Pedro Amador, otro inquieto en indagar el alma humana.

IMG_4563

Por todo esto, considero que no podemos medir el tiempo por el dinero que invirtamos o ganemos.  El tiempo es más valioso que el dinero. Porque es un recurso irrecuperable y limitado. Aunque nos cueste reconocerlo en esta época tan dinámica y cambiante, la pérdida del dinero suele ser relativa porque ocasionalmente surgen las posibilidades de volverlo a recuperar. En cambio, el tiempo se marcha de forma irreversible.

Aquello que pasó sólo podemos evocarlo con la fuerza de la nostalgia y con cierta melancolía por lo que ya no es. Hace unos años, tuve la oportunidad de conversar con Emilio Cuatrecasas, presidente de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira, uno de los bufetes de abogados más importantes de España, quien me confesó que lo único que le faltaba en su vida era tiempo. No sólo Cuatrecasas quiere más tiempo. Muchas madres trabajadoras quieren tener más tiempo con sus hijos y evitar una doble jornada en casa y en la oficina. Muchos ejecutivos de multinacionales ansían pasar más tiempo en sus hogares que encima de aviones. Mucha gente se lamenta de todas las veces que ha perdido el tiempo. Otras personas ven la vida como un camino indefectible hacia la vejez y las arrugas y tratan de evitar ese camino a través de las cirugías y el botox. En cambio, los niños y los jóvenes hacen un uso indiscriminado del tiempo, como si la vida fuera interminable.

twitter time

En nombre de hacer más cosas en menos tiempo, las horas y los minutos que llenan nuestra vida pueden convertirse en nuestros enemigos. El tiempo se nos escabulle o nos sobra o nos falta. Pero es una de las preocupaciones actuales. El tiempo a envejecer, el miedo a no aprovechar el tiempo, los plazos de entrega de un trabajo o proyecto, las presiones de algunos para llegar a fin de mes.Entre tanto, poblamos nuestro tiempo de una serie de rutinas. La mayoría de hombres y mujeres están acostumbrados a la rutina de ganar dinero y gastarlo. Con los vaivenes económicos, las personas limitan esos hábitos consumistas que se han vivido en los últimos años y recurren a conservar lo más esencial.

De todos modos,  el tiempo sigue siendo oro. En el mundo de la empresa, la eficiencia es fundamental. Nuestra cultura se enorgullece de este tipo de eficiencia multi-tarea. Leemos mientras comemos, miramos la TV mientras estudiamos,  y pensamos en nuestros problemas mientras conducimos.   Lo cierto que el aspecto más común en el manejo del tiempo es que las personas suelen ser reactivas en vez de proactivas. En vez de actuar hacia metas a largo plazo, reaccionan a presiones externas.

Una manera de actuar de forma proactiva es utilizar la tecnología para organizar nuestro tiempo de forma efectiva. Para ello, debemos ser simples y no cargarnos con varias agendas, ni varios cuadernos, ni varios teléfonos. Basta que tengamos un laptop, un cuaderno, una agenda, un celular, eso es una forma de fácil acceso a nuestra información. Si tenemos varios objetos, la información también estará en varios sitios. En cambio, si simplificamos, será sólo un lugar donde vayamos a buscar esos datos. Por supuesto que esto no evita que hagamos las suficientes copias de seguridad de la información.

Otro tema muy usual que nos impide ser efectivos con nuestra agenda es el uso abusivo del mail. A veces una llamada simplifica el asunto y eso evita una cadena de mails por el mismo asunto. La tendencia al mail se debe a que se cree que se molesta si uno se atreve a llamar. Lo cierto que una llamada o una reunión personal muchas veces evita una correspondencia larga, tediosa y repetitiva.

Para saber si estás haciendo un uso efectivo del tiempo, mira tu escritorio. Revisa si tienes papeles, post it, trozos de recortes, varias tarjetas y carpetas sin apilar. Si ese es el aspecto de tu escritorio, comienza por ordenar y de esta manera, comenzarán a ordenarse tus ideas y planificaras con mayor cautela y firmeza. Tras mirar tu escritorio, trata de observarte a ti mismo. ¿Sueles procrastinar, es decir posponer las cosas para después? ¿Cuántas cosas tienes pendientes hace más de seis meses? ¿Cuándo crees que sea el momento de comenzar a hacerlo? Quizá la manera que dejes de procrastinar sea que te marques una lista de cosas para hacer que sea posible, concreta y alcanzable. Enumerar diez cosas pendientes hace que te agobies y sigas sin hacerlo. En cambio, si te marcas hacer primero lo que más te gusta, seguro que llegarás más pronto a hacer eso pendiente que no te agrada tanto.

Para terminar, los dejo con un video muy divertido sobre esto de procrastinar

Anuncios

Carta abierta a mi hijo Nico

Quedan tres meses y una semana para que llegues según los doctores. Tu madre ya siente el cuerpo abatido porque tu tamaño aumenta, ya estás casi como un recién nacido, pero en miniatura. Por eso, tu mamá se cansa mucho al caminar y apenas puede estar en pie. Todo porque ya tienes el  tamaño de una calabacita amarilla. Según Baby Center, ya estás todo formadito, puedes medir 27,5 centímetros y pesas cerca de medio kilo. Me cuentan que tienes la piel todavía arrugadita pero quedan unas horas para que te vea en cuatro dimensiones. Tu mamá te deseó y te soñó durante mucho tiempo. Se unió con tu padre para crearte y la magia del universo hizo el resto. Antes de saber que eras un varón, muchos hombres se le acercaban y proclamaban sus poderes anticipatorios diciéndole: “tendrás un niño porque estás muy guapa”. Eso te darás cuenta cuando salgas a la luz, la sociedad sigue pensando que el ser mujer viene con complicaciones y hasta se nos convence que sólo el varón mantiene la belleza y la lozanía de la madre. Pero nosotras, aunque tengamos más dificultades para acceder a puestos de poder, para conciliar vida laboral con familiar, para ser aceptadas con nuestra emocionalidad tanto como por nuestra racionalidad, procreamos vida y esto nos emparenta con el gran creador. No debe haber fuerza más mágica y poderosa que la acción de dar vida. Y gracias a ti la estoy practicando.

Cuando conozcas el mundo, verás que tu madre ayuda a muchas personas a estar mejor pero ella sabe que uno sólo se siente mejor cuando está bien rodeada. Aprendió en este tiempo a gestionar sus emociones pero con tu llegada, sus hormonas descontrolaron su perfeccionismo. Cuando se deja llevar por los que la ofenden, no hay coaching y psicología que valgan pero hay sólo un antídoto que la vuelve a su estado de paz: pensar en ti. Cuando salgas, tu mamá te contará que conoció muchos muertos que aún siguen con vida y a muchos vivos que agonizan día a día. También te mostrará que el sol se esconde tras las nubes y te enseñará a chapotear bajo la lluvia. Espera compartir contigo toda la música del mundo que endulzará tus oídos. Cuidará que no te caigas pero cuando lo hagas, te enseñará a levantarte. Te darás cuenta que los ogros no sólo están en los cuentos y los héroes cada tanto aparecen para salvarnos y devolvernos la esperanza. Verás que las brujas a veces también se aparecen en la tierra con una máscara de bondad ficticia y las hadas encarnan diversas formas pero cada tanto, te tocan para que crezcas feliz y sano. Verás hombres con coraje que asumen los desafíos que les presenta la vida y también verás pobres hombrecitos, que cultivan la queja, el miedo y la envidia. Verás madres que tienen hijos como si fueran productos coleccionables y verás otras que viven la maternidad como una vocación. Verás padres que sólo encargan a sus hijos pero  luego no asumen el desafío de verles crecer pero también verás padres que se desviven por darle amor, felicidad y bienestar a sus hijos. Cada tanto te cruzarás con mujeres independientes, seguras y audaces y verás mujeres con baja autoestima y poco amor propio pero mamá te enseñará a respetar a las diferentes tipologías de hombres y de féminas. A veces, la gente nos hiere y sólo tenemos que devolver esa piedra con amor y silencio. No es fácil hacerlo pero poco a poco aprenderás. Tu madre sigue aprendiendo y eso es una de las grandezas de la vida: saber que no sabemos ni podemos controlar todo.

Mamá quiere que seas lo que tú quieras ser pero principalmente le gustaría que seas un hombre que respete a los diferentes, que aprecie a los fuertes, que ayude a los débiles,  que valore la individualidad, que ames a los otros tanto como a ti mismo y espera que te convenzas que la unión hace la fuerza. Conocerás el mundo con mamá y con la gente que te espera y te quiere. Tu mamá ha escrito libros, impartido conferencias, viajado mucho pero no quiere que tengas orgullo de eso, que eso sólo fueron motivos para seguir viviendo. Contigo tu mamá ya no sólo conoce motivos, ahora tiene un sentido para estar en esta Tierra.  Tan sólo quiere que aprendas algunos valores como el respeto que te permitirá no sentirte ofendido del que piensa diferente de ti, la tolerancia que te enseñará a saber que no eres único ni mejor que nadie, la paciencia que te permitirá calmar tu miedo, tu ira y tu rabia, la reciprocidad con el que confirmarás que siempre hay otro que aumenta tu visión del mundo y la cooperación, que te permitirá aprender de los otros.  Pero principalmente conocerás el amor con mamá, que te sueña y te espera con ansia. Ni el coaching, ni la psicología, ni los libros, ni las conferencias, ni las entrevistas, ni los programas de televisión, ni el prestigio profesional,  pueden atraer tanta luz como tu llegada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.