Archivo de la etiqueta: Hombre

¿Se le puede tener fobia al amor?

Entrevista para El Mercurio de Chile

¿Se le puede tener fobia al amor?

Sentirse enamorado ya no es algo a lo que todos aspiren. Por distintas razones puede ocurrir que alguien renuncie al sentimiento más profundo que se pueda experimentar. Es una idea que ha rondado la discusión en muchos espacios, pero finalmente la necesidad supera a la opción porque ningún ser humano de carne y hueso puede vivir sin amor.
Viernes 19 de Marzo de 2010
Carola Inostroza

Casi cualquier persona diría que el amor es un sentimiento intrínseco de los seres humanos, pero algunos han llegado a pensar lo contrario. Tanto por complicaciones derivadas de trastornos psicológicos como por opción personal, ellos han dejado de sentir esta emoción. ¿Por qué tan así?

Pese a que la filofobia no es un término avalado oficialmente, recientemente se ha comenzado a usar para identificar el temor o miedo irracional a enamorarse o a vincularse sentimentalmente con otro y que es relacionado con la fobia social, enfermedad ampliamente estudiada.

“Lo que yo he visto sobre la filofobia es que en vez de presentar esta fobia social en un espectro más amplio- esto es, un temor a tener cualquier tipo de encuentro social- se singulariza la posibilidad de tener un encuentro amoroso o una relación sentimental”, aclara Domingo Izquierdo, psicoanalista y psicólogo clínico de la Universidad Andrés Bello.

Hay muchos motivos que generan este trastorno y muchas son las teorías que explican estas conductas. Se dice que estas personas filofóbicas eligen relaciones imposibles donde nunca podrán enamorarse o huyen de quien pueda sentir una atracción importante. Y pueden llegar a expresarlo incluso físicamente con sudación, latidos irregulares, falta de aire y otros síntomas. Ellos actúan de esa forma, según el psicoanálista, debido a que “tuvieron experiencias traumáticas en su infancia o fallas vinculares tempranas importantes, que luego tienden a repetir en nuevos vínculos afectivos”, señala Izquierdo.

Se habla de una alteración que requiere tratamiento tanto con psicoterapia como con medicamentos con ansiolíticos específicos para frenar este temor hacia el amor y hacia el otro, “configurado por muchos elementos psicopatológicos serios que alteran el funcionamiento normal de una persona y generan un detrimento en sus funciones personales”, explica.

No obstante, la falta de amor en muchos no se debe solamente a perturbaciones a nivel psiquiátrico. La distinción es clara entre los que “no se enamoran por tener una fobia de los que tienen un temor al compromiso o tienen dificultad para encontrar pareja y otros que por opción de vida deciden no tener relaciones amorosas”, distingue Izquierdo.

Tal como lo comprobó un estudio realizado por Parship, una agencia online líder en relaciones estables, más de 8 millones de personas son solteras en un país de 40 como es España. Pero tal tendencia no se limita solamente a países europeos. Hablamos de los “singles”, dispersos alrededor del mundo que muestran una “independencia afectiva, un deseo de no estar con alguien porque no hay presión, porque están bien solos y disfrutan con la familia, amigos y viajan o salen con total libertad”, afirma Leticia Brando, psicóloga uruguaya y single coach de Parship.

Brando quien también es autora de “Las mujeres y hombres que no aman demasiado. La hipermodernidad y las consecuencias de los cambios de roles” (2009)- que se espera llegué a Chile próximamente -trató de buscar respuestas a este fenómeno que ha hecho desplazar la importancia del amor en la vida de una persona y que ocurre principalmente en ciudades occidentales con un alto número de población.

Los solteros identificados en España, también fueron encontrados en otros países como México, Estados Unidos, Uruguay y Argentina, los cuales sirvieron a Brando para mostrar que hay solteros porque quieren y por mucho tiempo. Ellos, como nadie, gozan de un individualismo “galopante y creciente” y que es signo de los cambios culturales que actualmente vivimos y de la hipermodernidad que estamos experimentando.

Puede ser miedo, indiferencia o inmadurez pero lo cierto es que hay muchas personas que ya no buscan el amor como antes. Según Brando, ahora impera vivir el día a día muy deprisa “con muchas actividades multiocupación y que reflejan el hedonismo que no deja tiempo para el amor que requiere proyección, futuro y tiempo”, indica, y que es configurado, además, por un avance en las tecnologías de información que “ha acortado el tiempo y el espacio para comunicarse, además de no estar presentes físicamente”, dice.

El amor ha comenzado a perder su sitial aspirado por todos los seres humanos, sin dejar de confundir con “enamoramiento” o atracción sexual “que hace que mucha gente pase esta primera etapa muy de taquicardia, muy de hormigueo en el estómago, pero que no logra conocer a la otra persona en todas sus virtudes y sus defectos”. El amor es un elemento cultural y un asunto muy serio que “requiere de personas maduras, de audacia y valentía para atreverse a conocer al otro”, sentencia Brando.

Este escenario parece augurar un final estrepitoso de aquel sentimiento que nos distingue como seres humanos. Sin embargo, los especialistas ponen paños húmedos a esta tendencia porque efectivamente nadie puede vivir sin amor durante la vida. El abandono del amor es un fenómeno “transitorio y remontable” como afirman Izquierdo y Brando.

La psicóloga uruguaya es optimista frente a estas personas que eligen no tener amor en sus vidas porque “hasta las personas más difíciles buscarán y encontrarán amor aunque suene tradicional”. Brando reconoce que existen factores propios de nuestros tiempos modernos que impiden desarrollar el amor en toda su magnitud pero llama a revalorar esos elementos genuinos que nos mueven a seguir viviendo.

“Es una etapa transitoria, debido a que en el fondo todos quieren terminar sus días con un compañero de ruta porque el hombre es un ser social. Para crear todo lo que tenemos ahora el hombre necesita unirse en cooperación, solidaridad, generosidad y estos valores que son muy positivos tienen al amor como el sentimiento más importante. Es lo que nos da sentido a nuestra vida”, manifiesta Brando.

De la separación a la segunda adolescencia

Primera columna que he realizado para la revista Bernik Magazine, que se edita en Argentina y Uruguay, diciembre de 2009.

Me contaba el otro día mi amiga Margarita de su dificultad de ser feliz siendo feminista, directiva y madre. Estaba cansada de ser una mujer perfecta, guapa, atractiva, una madre abnegada y al mismo tiempo destacarse en su trabajo. Pero su extenuación no provenía de pensar en la crianza y el cuidado de David, su pequeño hijo de seis años. Más bien, su tedio provenía de reconocer que era la madre de su marido. Tras ocho años de matrimonio, se había dado cuenta que no sólo criaba a su niño pequeño sino que principalmente criaba a su marido, un director bancario que disfrutaba de jornadas laborales de apenas seis horas.


Margarita es una abogada catalana, que además es directora de Recursos Humanos en su empresa. Tras una jornada de diez horas, solía llegar a su casa, organizaba la cena, aseaba y ayudaba en la tarea a su hijo, además de recoger los periódicos, las gafas, las latas de cerveza que su plácido y apático marido dejaba alrededor de toda la casa. El día que Margarita cumplió treinta y ocho años se dio cuenta que ya no le resultaban divertidas las travesuras de su niño grande. Entonces, ni corta ni perezosa, le propuso la separación y acostumbrada como estaba a decidir por sí misma, fue ella misma la que decidió cómo iba a ser el proceso de divorcio. Ella conservaría la casa, la custodia principal de su hijo y compartirían la casa de verano con la condición de no cruzarse los dos al mismo tiempo en el mismo espacio. Luego vinieron unos meses de liberación, Margarita comenzó a disfrutar una segunda adolescencia con salidas con las pocas amigas solteras que le quedaban. Después de años de adultez y excesivas responsabilidades, ahora era Margarita la que se encontraba como una niña. Parece ser que el matrimonio vuelve solemnes a las mujeres y vuelve niños indefensos a algunos hombres. Basta que ellas decidan separarse para recuperar esa infancia perdida. Salidas a bailar, conciertos con amigos, conocer a nuevas personas, clases de patinaje y de salsa son sólo algunas de las cosas que las niñas separadas de treinta, cuarenta y cincuenta años suelen emprender. Distinta es la situación de mi amiga Lorena, secretaria uruguaya que vive con su marido y sus tres hijos en Montevideo. Lorena escucha fascinada las historias de romances interminables de sus amigas solteras y reconoce cierta envidia de disfrutar las novedades que traen las taquicardias emocionales. Con treinta y cuatro años y once años de matrimonio, no imagina cómo sería eso de besar a otro hombre. Más allá de haber tenido una fantasía momentánea donde se imaginó en la piel de una adolescente soltera de treinta y pico, Lorena aprecia su tesoro familiar. Ese sentimiento no difiere demasiado del que expresa ahora Margarita. Tras un período de necesidad imperiosa de conocer, salir con nueva gente, reírse sin motivos, el alma femenina vuelve a añorar la estabilidad. Diez meses de adolescencia intensa y una serie de romances mal resueltos han creado un cierto malestar en el alma romántica de Margarita. No basta con la libertad ni con la posibilidad de ser. Eso no es suficiente. Porque con la libertad sexual y económica, ahora tenemos más estrés, más presiones y algunas hasta piensan que tenemos más infelicidad porque ambicionamos más cosas de las indispensables. Básicamente, el feminismo nos ha hecho creer que podemos y debemos hacer todo. Nuestro poder es tan inmenso que ahí estamos algunas extenuadas por jornadas interminables, culposas por dejar a nuestro hijo mientras vamos al gimnasio o salimos con amigos. El feminismo ha creado condiciones mejores para la vida de muchas mujeres pero también ha traído más presiones. Si puedo ganar lo mismo que el hombre en similar puesto de trabajo, entonces debo demostrar que soy la mejor. Así lo están haciendo muchas mujeres españolas, que postergan su maternidad para proteger su carrera profesional y se imponen una carga horaria que trasciende su resistencia psíquica y física. Así lo hacen secretarias, abogadas, maestras, doctoras en Montevideo o en Buenos Aires. Ninguna quiere dejar de ser la Mujer Maravilla aunque ya saben que Superman no existe.

© Leticia Brando, 2009

Cuando hablamos de sexo, ¿de qué genero estamos hablando?

La pasada noche del 12 al 13 de agosto de 2009, tuve el privilegio de ser invitada al programa de radio “Quédate conmigo”, emitido por Onda Cero y dirigido por la periodista Mayte Ametlla. La excusa para estar ahí era hablar acerca de las similitudes y diferencias entre los hombres y las mujeres. Y emulando casi al gran Paco Umbral pero sin expresarlo de forma tan vehemente, quedó claro en la tertulia que la intención central de estar en ese programa era hablar de mi libro “Las mujeres y los hombres que no aman demasiado. La hipermodernidad y las consecuencias de los cambios de roles”. En esa obra analizo el desencuentro entre géneros, tomando para ello de modelo a hombres y mujeres de Argentina, España, Estados Unidos, México y Uruguay.

Como contrapartida, Ametlla decidió invitar a Alfons Martos, periodista cuya principal función(y conste que no he dicho intención) fue la de interrumpir cada una de mis intervenciones mientras intentaba convencer a todos los oyentes que todo lo sabía sobre el hombre y todo lo creía intuir sobre las mujeres. Mientras tanto, el arte y profesionalidad de la directora del programa lograron que pudiera continuar con mis ideas y opiniones sobre las relaciones entre hombres y mujeres, ya sea desde mi experiencia como psicóloga y coach como por las cosas que he descubierto tras recopilar varios testimonios de ellos y ellas para mi libro. Siendo una persona que trata de aplicar lo que enseña, el fin del debate culminó con risas y bromas entre mi supuesto oponente y mi persona. Pero esto no es ningún mérito porque desde hace muchos años, trabajo en el arte del logro de la armonía entre contrarios.

Aunque así como reconozco mi poder de construir puentes de unión antes que murallas chinas, también reconozco que en el mundo radial, la sintonía en la comunicación es más bien aparente porque siempre sobrevienen distorsiones. En realidad, resulta casi natural que lleguen malentendidos, interpretaciones erróneas y expectativas frustradas de decir más de lo que se dijo. Principalmente, los principales creadores de la distorsión comunicativa suelen ser los mismos oyentes, cuyos paradigmas, mapas mentales, creencias y generalizaciones les impide entender completamente el nivel “real” de lo que se intentó decir.

También están los oyentes que creen haber oído todo perfectamente y aún así encuentran cosas a mejorar. De este estilo de oyente, resultó don Fernando Sánchez-Rubio García, que me escribió un respetuoso, valiente e ilustrado mail, señalando un “error” de mi parte al referirme al término “género” en lugar de decir “sexo” masculino o femenino. Sin querer compartir todas las objeciones que me endilgaba este oyente, discutía mi justificación de referirme a “género” para señalar la construcción cultural que se hace del ser hombre y ser mujer. Don Sánchez-Rubio García pensaba que no había ninguna definición en nuestro diccionario de la Real Academia Española(RAE) para definir género en cuanto a lo perteneciente al hombre o mujer según mi explicación. Para justificar sus argumentos, el oyente indagó en las distintas definiciones de la palabra “Género” según la RAE y encontró las siguientes:

1.Conjunto de seres que tienen uno o varios caracteres comunes.

2. Clase o tipo a que pertenecen personas o cosas. Ejemplo: Ese género de bromas no me gusta.

3. En el comercio, mercancía.

4. Tela o tejido. Géneros de algodón, de hilo, de seda.

5. En las artes, cada una de las distintas categorías o clases en que se pueden ordenar las obras según rasgos comunes de forma y de contenido.

6. En biología, taxón que agrupa a especies que comparten ciertos caracteres.

7. En gramática, clase a la que pertenece un nombre sustantivo o un pronombre por el hecho de concertar con él una forma y, generalmente solo una, de la flexión del adjetivo y del pronombre. En las lenguas indoeuropeas estas formas son tres en determinados adjetivos y pronombres: masculina, femenina y neutra.

8. En gramática, cada una de estas formas.

9. En gramática, forma por la que se distinguen algunas veces los nombres sustantivos según pertenezcan a una u otra de las tres clases.

Y tras enumerarlas, el oyente se quejaba que en ninguna de las acepciones mencionadas, cabía la posibilidad alguna de encuadrar “género” para referirse a hombres y mujeres.

Afortunadamente, don Sánchez-Rubio García no se conformó únicamente con indagar en la RAE y me citó una recomendación de la Fundación del Español Urgente (Fundéu), con fecha del 14 de Septiembre de 2005:

Se precisa que los términos “género” y “sexo” designan realidades distintas, pues el primero se refiere a la “categoría gramatical de las palabras” y el segundo hace alusión a la “condición de los seres vivos por la que se distingue el macho de la hembra”. En castellano, una cosa es “sexo” y otra es “género”. “sexo”, para los hispanohablantes, tienen las personas, los animales y algunas plantas, mientras que “género” sólo lo tienen las palabras, y no todas. De modo que podemos decir que una persona es de “sexo” masculino o femenino, pero no que es de uno u otro “género”. Asimismo, podemos decir que un sustantivo es de “género masculino o femenino”, pero no de uno u otro “sexo”. El “sexo” es una categoría biológica, el “género” una categoría  gramatical. (…) En consecuencia, se recuerda que el “género” se refiere a las palabras y el “sexo” a las personas, animales y plantas, por lo cual es incorrecto utilizar estos términos indistintamente.

Sencillamente, mientras leía ese mail, aumentaba mi fascinación por el tema del lenguaje y todo lo que provoca en el accionar de los seres humanos. Don Sánchez-Rubio García siguió con sus objeciones, citando luego al académico dominicano Fabio J. Guzmán Ariza, quien ha señalado que “el uso incorrecto de “género” se originó por calco semántico del inglés “gender”, vocablo que en ese idioma sí se entiende como sinónimo de “sexo” (“sex”), o que como apunta el Diccionario panhispánico de dudas, ha adquirido un sentido técnico específico, resultado del movimiento feminista, que alude a diferencias entre el hombre y la mujer de índole social, económica, política, laboral, etc.”

Tras el brillante mail de don Sánchez-Rubio García, deduzco sin ninguna comprobación estadística pero sí con mucha inocencia generalizadora que para beneplácito de Mayte Ametlla, sus oyentes suelen tener un nivel socio educativo y cultural alto. Pero más allá de dejarme llevar por el peso de las fuentes de la RAE y de otros sitios, seguiré utilizando el término género en mi lenguaje. Esto no evita que concuerde en gran parte con los comentarios que manifestó el oyente con respecto a “sexo” y “género”. Pero vuelvo a subrayar que “género” se refiere a la construcción cultural que hacemos de lo que implica ser hombre y ser mujer. No aparece explicado claramente en el diccionario de la Real Academia Española porque para ello, deberíamos consultar un diccionario antropológico o sociológico que entienden de lo que hablo. No siempre la lengua camina al mismo paso que la sociedad y las ciencias sociales. Trato de ser más clara y precisa: puedo ser mujer  porque así lo ha marcado mi biología y mis caracteres sexuales pero puede que no sienta todas las condiciones culturales y sociales de lo que implica ser mujer de acuerdo a mi sociedad y cultura(género).

Y no es meramente un término utilizado por influencia de Estados Unidos(“gender”) sino porque así se utiliza en el ámbito de la psicología, la sociología y la antropología. Ciertamente, no siempre el lenguaje de psicólogos, sociólogos y antropólogos coincide con el léxico de la Real Academia Española. De todos modos,  también se han introducido términos del lenguaje popular en la RAE y  con estos hechos, albergo la esperanza que también se incluyan definiciones más claras de términos de uso académico, utilizadas por expertos en ciencias sociales. Por lo demás, si hubiera tenido tiempo para enumerar los términos de referencia psicológica que no se incluyen en la RAE, don Sánchez-Rubio García hubiera quedado espantado. Un ejemplo pueden ser palabras como “completud”, “otredad”(que ya está incluida”), “externalización” y tantos más que ahora mismo no recuerdo.

Por lo demás, el gran Miguel de Cervantes Saavedra hizo su contribución a la RAE tras publicar su obra “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”. Ahora no recuerdo el número de palabras que se han agregado a nuestro léxico castellano/español tras el éxito del fantasioso Alonso Quijano. También se han agregado palabras de uso popular al léxico definido por la RAE. Seguramente, haya que hacer un apartado especial sobre “género” para que no haya más diferencias entre el lenguaje de los académicos de la lengua y los expertos de las ciencias sociales. De todos modos, en las definiciones que  don Sánchez-Rubio García trae sobre género, hay dos que definen lo que le estoy tratando de explicar:

Género:

1.Conjunto de seres que tienen uno o varios caracteres comunes.

6. En biología, taxón que agrupa a especies que comparten ciertos caracteres.

Quizá con un poco más de tiempo, se puede proponer a la RAE que incluya definiciones más pLazing on a sunny afternoonrecisas que se relacionen con el lenguaje expresado por feministas, antropólogos, psicólogos, sociólogos y gente de a pie.  Después de todo, esta no es la primera vez que la Real Academia marcha a paso diferencial con el sentir y vivir de tantos hombres y mujeres.