Archivo de la categoría: Poder

Princesas sin trono en un mundo de dominio masculino

En la política, las altas finanzas, los medios de comunicación, siguen reinando los varones. Pese a ello, las mujeres han ganado espacios y alguna que otra huella dejan en la subjetividad masculina en cuanto a las relaciones de poder. Algunas estrategias masculinas para resistir este progreso femenino que no siempre agrada es tratar de conservar los clásicos feudos de poder. Esto se lo puede ver en esas organizaciones laborales típicamente masculinas, donde las mujeres para poder ocupar los puestos más elevados se encuentran que deben asumir un carácter masculino para triunfar en el mundo de la empresa.

De esta manera, podemos ver mujeres con una postura fría, distante, reservadas. O mujeres empresarias que reaccionan escandalizadas cuando alguna de sus trabajadoras queda embarazada y deben cancelar su etapa productiva.

Fuera del mundo de la empresa, surgen varones que no asumen este avance de las mujeres. En Estados Unidos se produjo este fenómeno de la reacción, donde en algunos sectores conservadores se trató de convencer a las mujeres que vuelvan al hogar y a la crianza de los niños porque les habían sucedido cosas horribles en estos años por los avances de las mujeres, especialmente en la esfera pública.

En este abanico de hombres posibles, aparecen también los hombres solidarios que consideran esencial el crecimiento personal y profesional de la mujer.  Entre las peculiaridades de esos varones, está el de afirmar su deseo a que su mujer trabaje, que vaya al gimnasio y que no dependa de su tarjeta de crédito para comprar sus necesidades.

Pero aún este grupo de varones, que celebra a esta mujer que participa en política y accede a puestos de poder, no está exento de cierto grado de perplejidad. Recuerdo una charla que tuve en una ocasión con la psicoanalista argentina Irene Meler, que me comentaba una anécdota en la que había tomado conciencia de la galantería masculina como una estrategia para superar el incómodo avance de las féminas. Meler consideraba que cuando el hombre se siente desorientado ante la presencia de una mujer en una situación de poder, busca sexualizar el vínculo.  La intención parece ser la de transformar el vínculo que es político, económico, laboral, en un vínculo erótico. Pero en realidad la intención latente es una intención de dominio, es decir: recordar a las mujeres que son en última instancia su tradicional objeto de deseo. “Esto lo vi una vez que tuve que estar en una entrevista con un ministro de una localidad del interior de Argentina, donde recibió a una delegación de mujeres que veníamos en una misión especial. Él nos dijo una galantería, no me acuerdo exactamente, pero fue algo así como qué hermosas mujeres que adornan el despacho, y a mí me resultó claro que él se sentía extraño, desconcertado por tener que dialogar con mujeres que venían a interpelarlo políticamente; entonces sexualizó el vínculo para retomar la tradicional posición de hombre”, recordaba Irene Meler en la entrevista que mantuvimos en el año 2000 para el suplemento “La República de las Mujeres” del periódico La República.

En realidad, el conflicto existente entre varones y mujeres va más allá de inseguridades de unos sobre otros. Las tensiones existen en todo grupo humano: en el contexto familiar, laboral, social, político. El deseo y el amor no evitan la tensión y la lucha por el poder.

La capacidad amorosa tradicional estaba cimentada sobre la negación de este conflicto latente. El mejor camino para superar esta tensión es hacerla consciente. Cuando los dos géneros reconocen la posibilidad de amor, de compañía, de concepción de hijos, de creación de una familia y al mismo tiempo, la posibilidad de competir por el poder público, se aligeran las tensiones. En este marco, algunos hombres aceptan y comparten y en otros casos, resisten.

Además de emerger como figuras visibles en puestos de poder o en profesiones que en otros tiempos eran exclusivamente de ámbito masculino, la mujer viene demostrando una flamante autonomía en sus decisiones en el terreno emocional en cuanto a la pareja e hijos.  La libertad de disponer sobre su sexualidad y de tomar decisiones sobre su derecho a elegir cuando ser madre son unas de las grandes reivindicaciones femeninas de los últimos tiempos.

En este contexto, surgen relaciones de poder entre los dos géneros. Mientras ellos parecen estar en una etapa de transición en los nuevos roles, donde las mujeres con poder provocan cierto miedo.  Más que poder, la mujer ha conquistado cierto prestigio intelectual, una cierta capacidad de pensar y un reconocimiento profesional. Efectivamente, todavía las mujeres de la generación de los años cuarenta y cincuenta tienden a disimular o a pedir un poco de disculpa en caso de detentar un cierto poder porque parece surgir el fantasma de la “pérdida de la feminidad”.

En el siglo pasado, las mujeres más tradicionales y convencionales podían ostentar eso que se llamaba el poder de los afectos. La mujer se está encontrando con un poder simbólico, el poder de apropiarse de las palabras, el poder de enunciar qué quiere, qué siente, qué desea y de formar parte de un colectivo más amplio que puede sostener y acordar con ella y encontrar afinidad de varones y mujeres. Hasta ahora los enunciados principales estaban hechos por los varones, o por mujeres herederas de la palabra masculina.

Posiblemente en España, el progreso de la mujer se haya dado de forma más visible y brillante que en otros países de Europa donde los cambios se han dado de forma paulatina, tras varios años de luchas de muchos organismos de derechos humanos. Tras la salida de la dictadura en 1975, España comienza a salir del ostracismo cultural y social en el que se encontraba y se da una proliferación de movimientos culturales, el surgimiento del destape, la libertad de prensa y una evidente sublevación de la mujer de sus roles tradicionales. Esto también ocurre en países de América, como Argentina, Chile y Uruguay.

Mientras treintañeras argentinas, españolas y uruguayas  postergan la pareja y la maternidad,  los hombres van cambiando de piel. Algunos muestran cierta resistencia a la asunción de esos cambios. Todo cambio implica un duelo y un proceso inevitable. Y los avances no impiden estereotipos arraigados y ciertas contradicciones. Por tanto, queda aún mucho camino por andar para lograr la tan mencionada equidad e igualdad de oportunidades.

Indagando apreciativamente sobre las cifras españolas: despierta España de tu siesta

Desde hace un tiempo, me he decidido que este blog tendrá un mirada mía como coach, psicóloga pero no puedo evitar mi mirada como periodista y ser humano ante el mundo que se nos avecina. Desde hace un tiempo, también decido estar entre el lado de acá y el lado de allá, así que me duele especialmente todo lo que acontece en Europa(específicamente me  duele España donde estoy desde 2002) y también iré contando las posibles mejoras en mi América querida(específicamente las cosas que suceden en mi país natal, Uruguay y sus países cercanos como Argentina, Brasil y Chile. En ambos lados, la cuestión parece centrarse en transformar el bosque en dinero y poco interesa disfrutar el verde del follaje y vivir en paz sin tormentos sobre acreedores y crisis bancarias. 

Refiriéndome al lado español, observo que vivimos tiempos convulsos donde la cantidad parece dominar a la calidad. Al día de hoy en España, sabemos que  los países de la zona euro decidieron “prestar” 100.000 millones de euros  a la banca española y se asegura que “el dinero de todos está fuera de peligro”.  Sabemos que son 829 personas las víctimas de ETA, el IRPF sube un promedio de  222 euros por contribuyente, los estudiantes  pagarán un 15 o 20% más en su matrícula universitaria. Hace poco, en Madrid se aprobó la ley de la dinamización comercial: los comercios madrileños tendrán la libertad para abrir las 24 horas del día los 365  días del año.  11.000 euros cobra Kiko Rivera por una sesión de DJ. Los españoles gastan un 17% en restaurantes mientras que el resto de europeos apenas un poco más de 8%. Los mileuristas quejosos han dado paso a los que se conforman con 800 euros. La tasa de parados se acerca a 5 millones. Los días festivos de los españoles llegan a los 34 días, cifra escasa para los franceses que tienen 40 y menos suficiente para los finlandeses que tienen 44 días de vacaciones. ¿Qué pasa en España? ¿Mucha fiesta o mucha siesta?

El director  de Mercadona dijo recientemente que de esta crisis sólo se sale trabajando más y entonces me cuestiono si será verdad esto que es culpa de los españoles el desempleo, la burbuja inmobiliaria, la siesta y la fiesta.  Hace nueve años, en Paris, el propietario del hotel en que me alojaba, me comentaba que Francia y toda la comunidad  europea terminarían estallando socialmente como Argentina porque el ciudadano europeo era cómodo, vago y estaba muy acostumbrado al Estado benefactor y eso no siempre sería viable. Observando el lado de allá, las privatizaciones que se han hecho en Argentina, Chile y Uruguay y se ha intentado diluir el Estado Benefactor, esa tampoco ha sido la solución y así anduvo Cristina Fernández de Kirchner que logró recuperar Repsol YPF y casi logró que los argentinos olvidaran que una vez la privatizaron.

Y ya que estoy ahora inmersa en el tema de la indagación apreciativa o el arte de preguntar gracias a Miriam Subirana y su espacio Yesouisi, me pregunto muchas preguntas posibles para hacer ante este panorama incierto.

¿El sol, la playa y el turismo es lo único que funciona en España como piensan algunos? ¿Esta ley que permite a los comercios madrileños abrir durante todo el día todo el año implicará más trabajo? ¿O simplemente será un aumento de la precariedad laboral: más horas e igual sueldo para los mismos empleados?

Si como dice  Wolfgang Schäuble, ministro de finanzas alemán, el dinero se da a España y no a los bancos, ¿entonces puede ese dinero destinarse a los habitantes que no pueden pagar su hipoteca y a los emprendedores que no pueden financiar su proyecto? ¿Con esta inyección de capital, los bancos dejarán de desahuciar a tantas familias como lo hacen cada día?

¿Los españoles deben trabajar como los chinos para salir de la crisis?

¿Qué están haciendo los empresarios para invertir en innovación en tiempos de crisis? ¿Es preferible contratar a veinte operarios en vez de contratar a tres competentes por el mismo salario? ¿Cómo podemos colaborar como coaches y seres humanos para lograr que este mundo sea más sostenible y habitable? ¿Será hora de dejar la siesta y la fiesta y ponerse a trabajar para el cambio como propone Juan Roig, presidente de Mercadona?

Muchas preguntas que requieren agentes de cambio y unas soluciones aquí y ahora. Hace unos años, se hizo el proyecto Despierta Argentina en plena crisis y estallido social donde se pretendía crear una nueva conciencia. Ahora es hora de despertar a España de ese letargo. Ya hemos visto que el dinero llega pero se reparte en los bancos. La gente está cansada y viene resistiendo. El gobierno de turno parece preferir los recortes y las subidas del iva, irpf y de las facturas de luz, agua y gas. La gente puede aceptar todos estos cambios con resignación o comenzar a despertar y crear una nueva revolución social, que proteja a los que tienen menos y no salve únicamente a los que tienen más.

Y para despertar, este “Exit Music(for a film”  de Radiohead que espero que inspire para levantarse y encontrar una salida.

© Leticia Brando, 2012. Toda reproducción está permitida siempre que se cite el texto original.

El arte de aceptar el no y los desafíos del liderazgo femenino

Ayer me sucedió algo muy curioso. Envíe una información sobre la nueva edición del curso Coaching y PNL para Hablar en público con eficacia y al poco tiempo recibo un mensaje (con tono amable, por cierto) de alguien que había recibido el correo y lo encontraba dañino para su corazón. Seguramente porque al poner en el mensaje que era de alta importancia, algunos ordenadores tienen sonidos prohibidos para cardíacos.  Esto me hizo reflexionar sobre el vértigo que nos ha tocado vivir. No es la primera vez que defino de esta manera a nuestros tiempos. Pero parece que con la combinación de crisis y paro, algunas personas acrecientan su reactividad. No sólo emergen los nervios cuando llega un email. También es la ansiedad y el fastidio que provoca una negativa de colaboración o de publicidad. Hace unos meses, observé la reactividad de una directiva española cuando me negué a publicitar en un canal de televisión que ella inauguraba. A pesar que le desee la mejor de las suertes en su emprendimiento y hasta le prometí difusión desde mis canales: newsletter, mailings y mis redes sociales(Facebook, Twitter y Linkedin), debo intuir que no le agradó mi verdad. Traté de ser sincera para que no perdiera el tiempo tratando de venderle a alguien que no le iba a comprar. Entonces  le comenté que en mi caso, dado que constantemente soy invitada a colaborar en muchos medios de varios países y principalmente de España, no necesitaba pagar para tener un espacio en un canal de emprendedoras femeninas.  Mi sinceridad provocó su reactividad y esta empresaria pidió darse de baja de mi newsletter. En otras palabras, cerró nuestros canales de comunicación porque también dejó de invitarme a sus eventos. Frente a este tipo de liderazgo femenino, contrario a todo lo que promulgo como coach, psicóloga y oradora, me quedo perpleja.

Las mujeres líderes deben combatir muchos obstáculos en estos tiempos pero principalmente deben aprender a canalizar sus emociones hacia una dirección positiva. Porque así nos evitamos comentarios maliciosos sobre nuestros descontroles y nuestro ciclo menstrual.  No significa dejar de sentir sino simplemente moderar las emociones de una forma respetuosa y madura. Por otro lado, en estos días, dos colegas  reaccionaron reactivamente tomando decisiones siguiendo rumorologías y sin contrastar datos. Otro ejemplo de liderazgo ineficaz porque el buen líder toma decisiones en base a la experiencia y no en comentarios de terceros. Y ya no estoy hablando como psicóloga, coach ni periodista ni escritora. Estoy hablando como ser humano. Al final de cuentas, la persona siempre trasciende cualquier rol. Afortunadamente, quedan aún líderes que cultivan la inteligencia emocional, el respeto, la escucha empática y se vuelven creativos en contextos difíciles. Me gustaría ver a más mujeres ejerciendo esas cualidades.  Por el momento, me conformo con la generosidad y el entusiasmo de algunas líderes mujeres como Ana María Llopis, Marta Carballo, Lara Oliveras y Alicia Castillo Holley. No quiero crearles presión por ser ejemplos de mujeres pero son por el momento, unas pocas que veo que avanzan a paso firme, compartiendo y equilibrando la razón con la emoción.

Recuerdo el programa que hice hace un par de años, una mesa redonda sobre Liderazgo y precisamente hablaba sobre la humildad, tan necesaria para liderar y reconocer que no sabemos todo. Pueden verlo aquí:

Y para quitarle hierro al asunto, vamos a evocar algunos lugares donde se equilibran los géneros y es como siempre en este asunto del amor, que parece que no hay líderes ni sumisos.  Lo dicho, los dejo con un anuncio delicioso(la nueva fragancia de Trésor Midnight Rose, el que protagonizan el actor franco-germano  Cyril Descours y la franco-británica Emma Watson, que demuestra que creció luego de Harry Potter.

Tras tantos días de oscuridad, otra vez el triunfo del amor

Dice Joan Manuel Serrat que nunca es triste la verdad pero lo que no tiene es remedio. En los últimos días, los que tratamos de practicar la paz y el amor en nuestras vidas, fuimos testigos de una verdad horrorosa. Junto al amor, el respeto, la paz, la cooperación, la solidaridad, la unión,  sigue conviviendo el miedo, el dolor, la culpa y el odio. Claramente todos percibimos de forma diferente la realidad pero quizá en la educación escolar, deberíamos agregar una asignatura llamada Tolerancia y así se evitarían el crecimiento de estos seres que creen en una superioridad de razas o de naciones.  Sinceramente, creo que la fuerza del amor siempre es más potente que cualquier anti valor pero eso no parece haber pensado el ultraderechista Anders Behring Breivik, de 32 años, autor confeso de la doble matanza de Noruega.  Disfrazado de policía,  primero colocó un coche bomba cerca de la oficina del gobierno en Oslo y mató a 7 personas. Luego  partió hacia la isla de Utoya donde se organizaba un campamento de jóvenes de la Liga Juvenil del Partido Laborista. Estamos hablando de chicos y chicas de entre 15 a 22 años que se reunían para debatir  temas de igualdad de género, medio ambiente y política internacional.  Lamentablemente logró matar a 68 jóvenes y el resto se salvaron porque fingieron estar muertos, otros trataron de huir, nadando las heladas aguas noruegas hasta la costa más cercana. El asesino ya testificó y no se arrepiente porque como todo psicópata cree estar salvando al mundo de los musulmanes y de los marxistas. Otro pensamiento que sólo fomenta el odio, la ira y la rabia. Mientras este señor testifica y espero sea juzgado, las familias lloran desconsoladas sus muertos.

En Londres, también recibimos la noticia de la muerte ya anunciada de la cantante Amy Winehouse. Con una voz prodigiosa, Amy cantaba mejor que Billie Holiday pero sus vicios eran mayores.  Finalmente ingresó en el club de los 27, ese que forman Janis Joplin, Jim Morrison, Jimi Hendrix, Kurt Cobain. Bendecidos por el talento, fueron maldecidos por sus excesos que los llevó a morir con apenas veintisiete años. La vida de Amy como la de sus compañeros de club siempre estuvo sujeta a su adicción a drogas diversas como el crack y la heroína. En sus últimos conciertos ya casi no cantaba, simplemente se tambaleaba y era respaldada por un corista negro, de maravillosa voz y presencia. Por tanto, como ella rezaba en uno de sus temas “Back to black”, Amy seguramente ha regresado a la oscuridad porque ella hace tiempo eligió huir de la luz. Si en el atentado de Noruega, subyace la ira, la rabia y el odio, en la muerte de Amy podríamos decir que se esconde un hastío y nihilismo, que la estaba exponiendo hace años a caminar en la cuerda floja entre la vida y la muerte. Finalmente venció la última.

Afortunadamente, la selección de fútbol de mi pequeño país, Uruguay quiso demostrar que no todo es horror, muerte, odio, miedo y dolor. Conectados a la fuerza de la vida, ganaron la Copa América y sumaron 15 copas a los triunfos del país. Liderados por uno de los mejores coaches del mundo, el maestro Óscar Washington Tabárez,  los Diego Forlan y Lugano,  Luis Suárez, entre otros, nos iluminaron un ratito a todos los que estábamos siguiendo el partido por la televisión o por Internet.

Entonces potenciando valores como el amor, la cooperación, la generosidad,  el respeto, lograron alzarse con la copa América, ganando 3 a 0 a la selección paraguaya. Otra vez el país de fiesta y sólo espero que esa fuerza celeste se propague a ese país que un día fue llamado la Suiza de América. También espero que la fuerza del amor combata estos brotes de odio y aprendamos que la diferencia hace la riqueza del universo humano.

Y les dejo con uno de los mejores temas de Amy Winehouse, que espero que al menos ahora descanse en paz.

Crisis, el valor del tiempo, Inside job o cómo hacer sentir mojarritas a los tiburones de las finanzas

Hoy desayuno noticias asesinas como diría Ismael Serrano. Me cuenta el informativo en apenas segundos que España tiene un paro de más de 5 millones, que la inflación sube 3,8% en ese último trimestre, que el déficit de Catalunya se eleva a un 2%, y que la entidad financiera La Caixa, (seguramente por cobrar tantas comisiones a sus clientes) gana 336 millones y mantiene la morosidad por debajo de la media. Mientras tanto, los emprendedores siguen siendo los kamikazes y los grandes olvidados en esta crisis brutal. Los medios sólo parecen recordar que hay bodas reales, visitas de jequesas y duquesas seniles. Quizá España deba evocar que dio origen a Francisco de Goya, Luis de Góngora, Francisco de Quevedo y Miguel de Cervantes. Tanta riqueza cultural, hoy menospreciada por la crisis y la frivolidad que impera desde la caja boba. O quizá España necesite a un Charles Ferguson patrio que se destape ollas e investigue exactamente los orígenes de esta crisis cultural y económica. Para los poco informados, Charles Ferguson es nada menos que el productor, guionista y director de “Inside job”, película ganadora de un Oscar 2011 en la categoría documentales. Ferguson es un matemático, proveniente de la Universidad de California, Berkeley, posdoctorado en Political Science en el MIT y emprendedor de nuevas tecnologías. En 1994 creó Vermeer Technologies, una empresa pionera en software por Internet, entre otras herramientas crearon el programa FrontPage. Dos años más tarde, Ferguson vendió Vermeer por 133 millones de dólares a Microsoft.
[youtube.com/watch?v=X2DRm5ES-uA]
Entonces Ferguson además de ser una persona no grata para los poderosos sin escrúpulos, se da el lujo también de tener suficiente dinero para producir sus documentales y concitar la atención de los medios masivos de Estados Unidos. Ya sabemos que el dinero, algo material y finito, no da la felicidad pero si nos permite ganar tiempo. Una vez que dejamos pasar el tiempo y no lo invertimos de forma eficaz, luego nos cercioramos que eso que pasó, es tan intangible como irrecuperable. Mientras tanto, los ricos de siempre engañan al reloj creyendo que han comprado una mejor vida cuando se mueven en primera clase y no soportan los suplicios de la clase turista. Otros más modestos se conforman con ganar lo suficiente como para no hacer horas extras en la oficina y evitar la extenuación laboral. Otros aprovechan el tiempo para decirle a esa persona que les interesa que les espere, porque ya llegaran tarde o temprano a su encuentro. Otros prefieren dar tiempo para comprar bienes y servicios que usan, desechan y comparten con otros seres. Otros usan su tiempo para decir que no les alcanza el tiempo y que esta vida no puede ser más sacrificada ni cruel.

Y otros usan su tiempo y su fortuna para visualizar un mundo mejor. Parece que esa es la meta de Ferguson. Con muchos millones en su bolsillo y una mente inquieta y sagaz, se ha transformado en el ser más incómodo para todos los gobiernos de Estados Unidos. En su anterior documental “No End In Sight” investigó sobre las mentiras de la administración de George Bush JR para atacar Irak. En “Inside Job” podríamos decir que se atreve a atacar la mayor parte de los gobiernos estadounidenses de las últimas décadas, desde Ronald Reagan, papá George Bush, Bill Clinton, George Bush JR y el mismo Barack Obama al que no acusa directamente de ser el culpable de la crisis mundial pero sí de contradecir su discurso pre electoral con su tiempo en el poder. En suma, más de lo mismo. Las quejas de unos, las acusaciones de otros poco tienen de fundamento cuando se contratan a los mismos asesores económicos tras varias crisis y errores. Como es habitual, la dificultad de los políticos para sostener el discurso y denotar coherencia. La dificultad de conciliar el dicho con el hecho.

Pero Ferguson no es un héroe porque pregunte incisivamente a muchos ejecutivos financieros las causas de las decisiones de vender bonos basura. Resulta loable su mente inquieta y su audacia de rebelarse al establishment Pero los grandes héroes de la crisis mundial siguen siendo gente anónima. Las empresas abren y cierran, las personas entran y salen pero lo que siempre se mantiene son esos lazos que nos atan a algunos seres y que se hacen más fuertes en plena incertidumbre. Por tanto, luego de despotricar tanto contra el tradicional modelo de familia, luego de creernos que tenemos cientos de amigos ante la explosión del mundo 2.0, la familia de carne y hueso, sin necesidad de ser un avatar, es uno de los lugares a los que recurrimos cuando la crisis económica y personal nos golpea. De esta clase de gente, puede ser los emprendedores a los que el Banco les ha cerrado todos los créditos pero que obtiene apoyo financiero en su padre o madre. Aunque no es el dinero lo más importante que se obtiene de una familia. Posiblemente sean los valores de amor, respeto, cooperación, paz, paciencia los que buscamos cuando nos acercamos a nuestra familia de origen en períodos de crisis.

El individualismo imperante nos hizo creer que podemos llegar a todo solos. El goce hedonista ha promocionado el egoísmo como un trofeo. Incluso desde el coaching y la psicología siempre le decimos al cliente que el camino para llegar a su meta, depende de él. En esta sociedad de exacerbación del “yo”, el “nosotros” está en crisis tanto como los bancos y la creencia en los líderes. La colaboración familiar en estos tiempos, coloca a la unión y la generosidad como las mejores alternativas entre tanta incoherencia y a Charles Ferguson como el Robin Hood posmoderno en los tiempos del Twitter.

Les dejo con la primera parte de Inside Job aquí:
[youtube.com/watch?v=NfqZa1oKMoM&feature=related]

© Leticia Brando, 2011. Toda reproducción o copia debe citar el texto original

¿Conocemos cuál es nuestro propio valor?

¿Cómo generar la mejor versión de nosotros mismos tanto en la familia, con nuestros amigos y en el trabajo? Para no saturarnos con los problemas que nos plantea el día a día, debemos reconocer nuestras cualidades más originales. En otras palabras, debemos tener el valor de valorarnos. Para ello, debemos contradecir la imagen negativa que puede surgir de nosotros mismos y generar una nueva versión de cómo queremos ser y cómo queremos que se desarrollen nuestras relaciones con los demás.

Bondad, confianza, paz, humildad, respeto, flexibilidad, disciplina, serenidad no son meros conceptos abstractos. Se pueden llevar a la práctica. Los valores positivos fomentan buenos pensamientos. Los buenos pensamientos promueven que utilicemos palabras adecuadas para nuestra comunicación con los otros. A su vez, esas palabras permitirán que hagamos y los otros hagan acciones realmente efectivas y productivas. Nadie recuerda qué hemos dicho pero sin embargo, siempre se nos recuerda por nuestras acciones. Los hechos son decisivos. Todo esto fomenta la cooperación, la justicia y la comunicación.

Nuestra posibilidad de éxito en el amor, amistad, trabajo y relaciones en general, depende del reconocimiento que hagamos de nuestro potencial. Nuestro potencial no está en los estudios que tengamos ni en la experiencia sino en la actitud que hemos asumido ante las crisis y obstáculos y del uso que demos a valores como amor, paz, felicidad, bondad, respeto, confianza. Sólo si reconocemos cuáles son nuestras capacidades, podremos lograr nuestros objetivos. Sobre esto tratará el seminario “Diseña la vida que quieres con técnicas de coaching y meditación”, que se celebrará el 20 de noviembre de 2010 en el Fnac de L’Illa. Además de aplicar técnicas propias del coaching, la terapia sistémica y la meditación, el objetivo central es que las personas logren construir una versión alternativa de sí mismos, que los conecte con sus valores más positivos.

En el seminario Diseña la vida que quieres, la idea es reconocer nuestros valores internos para lograr nuestras metas. El coach necesita que el cliente sepa sus cualidades, las valore y las cultive. No hay que temer reconocer las cualidades porque son ellas las que nos permitirán llegar adonde queremos llegar.

El primer paso para valorar nuestro potencial es recordar que en cada parte de nuestro ser, tenemos la cualidad de la pureza. En Occidente, la palabra pureza suele asociarse con movimientos religiosos que promulgan la abstinencia total de placer. Pero en realidad, la pureza es esa cualidad que empleamos en nuestra vida laboral y personal para huir de los ruidos, de las distorsiones en la comunicación y de las tensiones en la oficina. Cuando alguien se está comunicando con nosotros de manera agresiva, poco cortés o con indiferencia, nuestro ser puede reaccionar entrando en ese mundo de ruidos y voces elevadas o bien, puede apartarse y buscar su instante de luz. Del mismo modo, cuando tenemos un plan que parece lleno de obstáculos, como planear una boda o conectar un nuevo equipo tecnológico en nuestra oficina, y nos tardan en hacer las invitaciones o bien los servidores se caen, lo mejor es buscar nuestra pureza, nuestra paz interna, nuestro optimismo y claridad que nos llevarán a encontrar una solución.

Para encontrar rápidamente la pureza y no dejarnos contaminar por los ruidos, gritos, agresiones externas, debemos cultivar el respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás. La falta de respeto quita libertad y bloquea el camino. En cambio si he respetado eso que he querido ser, el respeto volverá a nosotros mismos.

Respetar cosas es tan provechoso como respetar personas. La liberación del ser llega cuando no ridiculizamos la fealdad ni la pobreza y no nos volvemos arrogantes por ser bellos, inteligentes y ricos.

El respeto implica la cooperación, la aceptación del diferente pero también implica reconocer nuestra particularidad y nuestro espacio propio. Muchas personas han vivido sus vidas siguiendo las expectativas de los demás. El hijo abogado que estudia la carrera por seguir una tradición familiar pero que no respeta sus inquietudes e intereses y al mismo tiempo. Mientras tanto, sigue trabajando siendo un arquitecto frustrado y luego culpa de sus males a una familia opresora y exigente. ¿Pero quién es responsable? ¿Podemos seguir culpando a los otros una vez que somos adultos? Sin duda, la familia ejerce una fuerza descomunal en la personalidad del individuo. Por eso, para nuestro beneficio, es importante crear nuestras propias ideas, creencias, opiniones y crear nuestra propia visión de nosotros mismos. Cada uno es el responsable de sus bienes y sus males. La famosa frase que hoy se repite casi como un cliché nunca ha sido tan cierta: todos somos los creadores de nuestro destino. Así como debemos respetar a los que no dibujan y pintan como nosotros, debemos aprender a dibujar y pintar el mundo que queremos.

Y les dejo con un programa que hice en “Hola Barcelona” donde hablo de todo esto:

©Leticia Brando, 2010

Pensando estratégicamente

Cada día que pasa, somos conscientes de las dificultades de la comunicación que subyacen en las relaciones laborales y personales. Muchas de estas distorsiones vienen provocadas por una utilización poco efectiva de la mente. Nacemos con una mente racional y una mente emocional pero nadie nos asegura la eficacia personal si nos dejamos dominar por alguna de ellas.

Quizá por mi interés en la excelencia comunicativa, Single Coach realizará tres acciones que vinculan la comunicación y el pensamiento positivo. Por un lado, el viernes 15 y el sábado 16 de octubre, realizaremos el seminario “Gestión del tiempo y control del estrés” en ESEI International Business School. No conformes con esto de impartir técnicas para gestionar nuestro estrés y nuestro tiempo, los martes y jueves,del 19 de oct al 9 de noviembre de 2010 haremos el seminario “Comunicación con PNL y hablar en público con eficacia” porque no se habla igual a lo que se escribe y para comunicar bien, antes debemos confiar en nosotros y en el mundo que nos rodea. Por otro lado, los lunes y miércoles, del 18 al 10 de noviembre, realizaremos el seminario “Pensar bien, actuar mejor: Técnicas de coaching y meditación para una vida sin estrés”. Finalmente el 20 de noviembre, con el seminario “Diseña la vida que quieres con técnicas de coaching y meditación“, queremos que aprendas descubrir tus valores y que diseñes la vida que quieres más allá de la crisis, el paro o la violencia ciudadana.

Mario es empresario y suele gritar para hacerse entender a su equipo. Clara es secretaria y se siente agobiada porque acepta diariamente una gran cantidad de tareas que trascienden su horario estipulado. Pere es abogado y tiene pánico a hablar en público cada vez que debe presentar un caso ante un tribunal. Roser es fiscal pero le sudan las manos cuando se cruza con un profesor de la Universidad. Luis es comercial y reconoce que cuando un cliente no le contesta sus llamadas, suele reaccionar impulsivamente. Ni el predominio de la amigdala(núcleo de neuronas que procesan y almacenan nuestras reacciones emocionales) ni el reino del neocórtex(zona racional de nuestro cerebro) nos pueden dar la felicidad. En la escuela, nos han enseñado Matemáticas, Lengua, Historia, Geografía pero en la escuela se han olvidado a enseñarnos a pensar y a responder asertivamente ante las demandas del medio. Una persona asertiva domina el arte de poner límites y evita las manipulaciones propias o ajenas. Una persona insegura suele dejarse influir y en tiempos de crisis, adopta el miedo como un compañero de viaje.

En realidad, los pensamientos, las palabras, las acciones y la gestión del tiempo son las claves para una existencia relajada. Estudiar una carrera, iniciar una empresa, organizar un viaje, planificar una familia han comenzado con un pensamiento. “Quiero ser médico”, “quiero vender mi producto en China”, “Me iré a recorrer África porque quiero y puedo”, “Quiero a esta persona para construir mi familia”. Todos han sido pensamientos racionales que nos hacen tomar decisiones emocionales. En cada opción meditada que tomamos, estamos dándole valor y emoción a nuestra vida. Dependiendo de nuestra perspectiva, tendremos alegría, felicidad, miedo, sorpresa, vergüenza. En realidad, gestionar las emociones de forma positiva y creativa es nuestro desafío en este siglo XXI.

Pensamientos que nos conectan con nuestro poder

¿Cómo podemos pensar estratégicamente y conectarnos con nuestro poder en tiempos de crisis y de contratos temporales? En los últimos meses, España se presenta como uno de los países que más sufre la crisis económica mundial. Hace unos años, Jeremy Rifkin escribió un libro casi profético llamado “El fin del trabajo. Nuevas tecnologías contra puestos de trabajo: el nacimiento de una nueva era”. Recuerdo que lo tuve que leer como estudiante de psicología y me había alarmado en ese momento pensar que esa realidad podía ser posible aunque ya estaba sucediendo en Estados Unidos. La tesis principal de Rifkin se centra en las consecuencias de la tercera revolución industrial en la generación de empleo. Según el economista, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han provocado la sustitución de hombres y mujeres por máquinas.

Una vez que el mundo parece adecuarse a esta revolución, nos encontramos entonces cerca del año 2010, con ejecutivos, directivos, profesionales, secretarias, obreros, administrativos que se ven fuera del mercado laboral. Entonces la profecía de Rifkin suena más cercana que nunca. Ciertamente, los únicos puestos de trabajo que parecen crearse son los cercanos a las nuevas tecnologías: se buscan responsables 2.0, programadores informáticos, diseñadores con conocimientos de todos los lenguajes de la ingeniería de sistemas. Los analfabetos informáticos no tienen cabida en este nuevo mundo hasta que alguien diga lo contrario. En eso están los que luchan y crean: creando un nuevo discurso que vaya más allá de los mensajes apocalípticos.

Crece la tasa de paro, cierran empresas, los políticos siguen discutiendo y el gobierno adopta medidas de emergencia que cambian sobre la marcha. ¿Alguien ha propuesto alguna medida para crear empleo y evitar la precariedad y la economía sumergida? ¿Alguien piensa en los emprendedores a los que los bancos han cerrado el grifo? Los expertos en la gestión del cambio y del talento siguen buscando soluciones en este mundo dinámico y contradictorio. Desde nuestra consultora, ha salido una nueva línea de trabajo que consiste en reorientar profesionalmente a directivos que hoy se encuentran en paro y que se encuentran extraños en un mercado, que poco los comprende. Esta es una nueva línea de trabajo que puede reforzar los valores y mejorar las creencias de personas que sienten que ya no pueden continuar en esta nueva configuración.

Poco a poco, sobreviene la conciencia que este paradigma económico debe redibujarse para dar cabida a los nuevos desplazados. Pero antes de esperar que el paradigma cambie, debemos anticiparnos al cambio y renovar nuestro modelo.

Reforzando valores como la flexibilidad, la disciplina, la voluntad, la visión estratégica nos permitirán caminar hacia donde queremos ir. Cuando más oscuridad veamos en el camino, más responsabilidad y firmeza debemos adoptar para encontrar la luz. Recordar los momentos difíciles que atravesamos en nuestra vida y evocar las soluciones que aplicamos para salir del trance, nos conectará nuevamente con nuestro potencial.

Últimamente salen una gran cantidad de coaches o facilitadores que predican una noción omnipotente del ser humano. Por supuesto que si tengo pensamientos positivos, me conectaré más con mis posibilidades. Pero tampoco ayuda la autosugestión superficial. La estrategia mental más eficaz tiene una parte mágica pero también real. Básicamente, deberíamos poder enumerar qué necesito para tener éxito en este mundo, qué valores debo reunir, qué creencias debo mejorar, qué objetivos debo diseñar para llegar a ese plan de reinserción en el mercado laboral. Principalmente, debo ser audaz y no temer las tinieblas porque aun en los túneles más profundos siempre hay una salida al sol.

(**)Jeremy Rifkin: El fin del trabajo. Nuevas tecnologías contra puestos de trabajo: el nacimiento de una nueva era. Barcelona: Paidós, 1996.
©Leticia Brando, 2010
Puedes leerlo también en sección Novedades de Single Coach