Archivo de la etiqueta: Crisis

Las nuevas empresas en entornos cambiantes

Vamos a pensar en una empresa de nuestros días. Hace muchas décadas atrás, se pensaba en un jefe que ejercía su autoridad y varios empleados que tenían más deberes que derechos. Afortunadamente, en el siglo XXI eso ha cambiado. En esta progresión, se han ido negociando reglas de aquello que consideran que debe ser un trabajo. Por ejemplo, a determinada hora, el empleado pueda salir a almorzar un promedio de treinta a ciento veinte minutos o puede tomarse el día libre en caso de la pérdida de un familiar. Incluso puede exigir una oficina donde haya ventanales que reflejen la luz del sol.  Pero como en toda relación, hay cosas que uno espera de su trabajo y no siempre las dice. Suele ocurrir que en el mundo 2.0 y del auge de las nuevas tecnologías, las mujeres y los hombres quieren estar motivados cuando realizan su trabajo. Eso implica horarios flexibles, consideración por parte de sus jefes y planes de capacitación, que se renueven según las necesidades.

extraordinary business team

Hace un tiempo, visitaba la empresa Mango y Alfonso Letosa, su responsable de Recursos Humanos, me relataba que ese año, los empleados habían pedido que se trabajara la gestión del estrés. Una empresa multinacional como Mango aplica el mimo y la consideración y así se asegura mayor motivación y productividad en la jornada laboral. ¿Qué sucede con empresas más pequeñas? ¿Tienen suficiente presupuesto para destinar al bienestar de sus trabajadores o se benefician de la ansiedad y el estrés para llegar a sus objetivos anuales? La posible respuesta podría ser depende. Y de lo que depende siempre involucra a los líderes.

Hoy la firma de un contrato indefinido no basta para la felicidad de los trabajadores. Además de aportar su talento y eficiencia para el logro de la tarea, los empleados saben que un buen desempeño sólo es posible si existe unión entre sus miembros. Esto no implica que no haya conflicto pero todos los miembros comparten similares códigos de cómo debe hacerse el trabajo. Aunque esto no evita que las formas de hacer las cosas se deban renovar constantemente. Las empresas existen en entornos que se modifican constantemente, que exigen las capacidades de realizar continuos cambios.

De la misma manera, una empresa comandada por un consejo de socios implica una organización compleja. No tanto por los empleados que esos socios deciden tener sino por el sistema de creencias que cada uno trae. Cada empleado trae una combinación de actitudes, supuestos básicos, expectativas, prejuicios, convicciones y toda esa combinación la aportan a la empresa.  Las creencias individuales se entrelazan para formar las premisas rectoras que gobiernan una organización. Los jefes mantienen y refuerzan los tipos de creencias que sostienen cada uno de sus miembros individualmente. El sentimiento de pertenencia, el sentir que se forma parte de algo, es uno de los elementos centrales del éxito de una marca o empresa. Basta ir a Mc Donalds o Starbucks donde los empleados parecen disfrutar el reino de los carbohidratos o la variedad de cafés.

A su vez, la empresa no existe fuera de un contexto social. En forma parcial, la cultura determina la estructura organizacional y no lo hace en forma total porque construye sus propios significados. Así como la circulación cerebral tiene un mecanismo de autorregulación propio, la totalidad del sistema organizacional se va ir regulando a sí mismo. A su vez, las partes de esa organización, con el paso del tiempo, van a ir cambiando y eso mantiene de alguna manera el equilibrio del sistema, porque cada uno va asumiendo los roles que se necesitan según sean las circunstancias externas.

Todo esto significa que una conducta que aqueje a algún miembro de una empresa no puede ser concebida separada de la posible de conducta del otro. Las personas pueden influirse mutuamente y lo hacen todo el tiempo. En realidad, algunas personas se especializan en influir sobre otras, más allá de ser líderes de opinión o políticos reconocidos. Por alguna razón, en las últimas décadas, podría decirse que el arte de influir está puesto en discusión. Los líderes ya no son indiscutibles sino más bien se les discute todo. Así sucede también en un contexto más acotado. Los hijos se rebelan a las palabras de sus padres. La esposa ya no escucha al marido sin chistar. Y el hombre no cree que su carrera será su último fin en la vida. En estos tiempos de interrogantes, la palabra crisis aflora como la gran protagonista. Crisis de la familia, crisis de la escuela, crisis de las instituciones, crisis de la familia. ¿Podríamos aventurarnos que es el fin de una era donde las instituciones como la empresa y la familia imponían su ley tras la figura del jefe o del padre y la madre? Nos queda el tiempo para responder esta pregunta y mientras tratamos de responderla, los dejo con un excelente vídeo excelente  sobre el tiempo que nos está tocando vivir.

Deseo que en 2013 cada uno sea protagonista de su vida

Mientras el año 2012 agoniza, la rutina sigue siendo la previsible. Cenas corporativas, compras de objetos de usar y tirar, esperanza de que el año próximo sea mejor, ánimos ansiosos por llegar a fin de mes y personas que buscan ser valoradas más allá de su sueldo o de su puesto. La ética del mercado dice que tanto ganas, tanto vales. En esa moral, proliferan los deseos y sueños incumplidos que frustran a los más exigentes y motivan a los más ambiciosos. Pero los más crédulos creen que no todo está perdido. Quedan la psicología y la nueva economía como las panaceas para curar los males del capitalismo.

navidad 2011Por supuesto que creo en las bondades de la psicología y la economía para desarrollarnos como seres sociales. Pero mi formación como psicóloga o coach no me hace tener una confianza ciega en ninguna disciplina. La teoría da un marco y una estructura aunque no es suficiente. No basta con las escuelas psicológicas y económicas. Los dogmas no nos salvan de las crisis. Más bien son las personas que emergen de las crisis y si para ello se respaldan en la psicología y en la economía, bienvenido sea. Pero también conozco gente que no ha leído un solo libro de psicología ni de economía y administra su vida y su empresa de una forma admirable.

De todos modos, me gusta reflexionar  sobre la gran ventaja de ser psicóloga en un mundo donde parece que somos los grandes iluminados o los peores del mundo. Si recorremos las librerías de muchos países, veremos que la psicología domina las estanterías de desarrollo personal pero también podemos encontrar mucho de psicología en las novelas policiales de moda o bien hay mucho de psicología en la biografía póstuma de algún célebre. Este 2012 tuve un hijo, terminé de escribir mi primera novela de ficción, mi primer libro de cuentos y nunca había apelado tanto a la psicología para construir cada característica de personalidad de cada uno de los personajes y para cuidar a mi pequeño bebé. Sin duda, la psicología domina el mundo porque los ministros y gobernantes de turno no dejan de apelar a cierto contenido subliminal y psicológico para obtener sus votantes. Aunque la psicología no puede controlarlo todo y así terminamos el año con la masacre de Connecticut  que sin duda, si los psiquiatras y psicólogos hubieran aparecido tanto como las armas en casa de este chico, es posible que hoy no tengamos que llorar tantas muertes absurdas de maestras y niños. Mientras Time elige a Obama como personaje del año, éste le pide a su gobierno propuestas a su gobierno para prevenir actos de este tipo. Quizá la respuesta está en legislar la venta de armas y evitar así que cualquier persona pueda comprar un arma para su defensa personal.

Volviendo a nuestros lados, en 2012  los discursos de los expertos en Liderazgo, siguieron hablando de la felicidad, de disfrutar las pequeñas cosas, de desapegarse de los detalles nimios y entonces una ya no sabe si está escuchando el discurso de alguien que asesora a empresas o alguien que en sus fantasías nocturnas quería ser Sigmund Freud o Carl Jung. Los mismos economistas, seres a los que se recurre continuadamente en esta época de mercados fluctuantes ya no sólo hablan de cifras. Tampoco intentan meramente racionalizar esta crisis de los mercados. La nueva economía también reflexiona sobre estos tiempos ansiosos donde se comparte siempre y cuando se de algo a cambio.

Casi al lado de los psicólogos, coaches y economistas de moda, aparecen algunos místicos que auguran que el  21 de diciembre de 2012 será nuestro encuentro con el fin del mundo. Otros más positivos creen que el mundo recién ha comenzado porque ya no basta con el apogeo del capital y las grandes potencias. Frente a los que hablan de un nuevo modelo económico, algunos coaches y psicólogos creemos fehacientemente en la llegada de un nuevo hombre y una nueva mujer. El nuevo mundo sólo es posible si las personas cambian la acentuación del tener por la del ser.  No me refiero simplemente a movimientos sociales como el 15M o manifestaciones en toda Europa en repudio de los grandes poderes o de grandes injusticias.  Más bien hablo de un tiempo donde proliferen los valores humanos antes que la ansiedad de no llegar a tiempo, el miedo a no llegar a fin de mes y la tristeza de no ser lo que algunos esperaban que sea. Hablo de un contexto donde no haya una tensión entre el deseo y la posibilidad de ser y de hacer.  La aparente independencia y libertad del individuo no evita que sea frágil y vulnerable.

Entonces mi deseo para este 2013 es que cada uno sea protagonista de su vida y sólo asuma papeles secundarios cuando la compañía lo amerite. En realidad, mi deseo es que rompamos esos muros de omnipotencia donde nos protegemos de la crisis, el paro y la soledad. Mi  deseo es que estemos menos solos y aprendamos a rodearnos de la gente necesaria. Entonces si tiramos cosas viejas para limpiar los trastos de nuestra casa, sería bueno que también prescindamos de los prescindibles. No los desechemos porque las personas no somos objetos desechables  pero confiemos sólo en esos pocos o en esos muchos. Demos las gracias a la vida al estilo Violeta Parra de estar un año más en esta tierra generosa. Principalmente debemos agradecer que no estemos solos. Porque como digo siempre, sólo la unión de muchos y la cooperación de varios puede lograr que nuestros sueños se hagan realidad.

Indagando apreciativamente sobre las cifras españolas: despierta España de tu siesta

Desde hace un tiempo, me he decidido que este blog tendrá un mirada mía como coach, psicóloga pero no puedo evitar mi mirada como periodista y ser humano ante el mundo que se nos avecina. Desde hace un tiempo, también decido estar entre el lado de acá y el lado de allá, así que me duele especialmente todo lo que acontece en Europa(específicamente me  duele España donde estoy desde 2002) y también iré contando las posibles mejoras en mi América querida(específicamente las cosas que suceden en mi país natal, Uruguay y sus países cercanos como Argentina, Brasil y Chile. En ambos lados, la cuestión parece centrarse en transformar el bosque en dinero y poco interesa disfrutar el verde del follaje y vivir en paz sin tormentos sobre acreedores y crisis bancarias. 

Refiriéndome al lado español, observo que vivimos tiempos convulsos donde la cantidad parece dominar a la calidad. Al día de hoy en España, sabemos que  los países de la zona euro decidieron “prestar” 100.000 millones de euros  a la banca española y se asegura que “el dinero de todos está fuera de peligro”.  Sabemos que son 829 personas las víctimas de ETA, el IRPF sube un promedio de  222 euros por contribuyente, los estudiantes  pagarán un 15 o 20% más en su matrícula universitaria. Hace poco, en Madrid se aprobó la ley de la dinamización comercial: los comercios madrileños tendrán la libertad para abrir las 24 horas del día los 365  días del año.  11.000 euros cobra Kiko Rivera por una sesión de DJ. Los españoles gastan un 17% en restaurantes mientras que el resto de europeos apenas un poco más de 8%. Los mileuristas quejosos han dado paso a los que se conforman con 800 euros. La tasa de parados se acerca a 5 millones. Los días festivos de los españoles llegan a los 34 días, cifra escasa para los franceses que tienen 40 y menos suficiente para los finlandeses que tienen 44 días de vacaciones. ¿Qué pasa en España? ¿Mucha fiesta o mucha siesta?

El director  de Mercadona dijo recientemente que de esta crisis sólo se sale trabajando más y entonces me cuestiono si será verdad esto que es culpa de los españoles el desempleo, la burbuja inmobiliaria, la siesta y la fiesta.  Hace nueve años, en Paris, el propietario del hotel en que me alojaba, me comentaba que Francia y toda la comunidad  europea terminarían estallando socialmente como Argentina porque el ciudadano europeo era cómodo, vago y estaba muy acostumbrado al Estado benefactor y eso no siempre sería viable. Observando el lado de allá, las privatizaciones que se han hecho en Argentina, Chile y Uruguay y se ha intentado diluir el Estado Benefactor, esa tampoco ha sido la solución y así anduvo Cristina Fernández de Kirchner que logró recuperar Repsol YPF y casi logró que los argentinos olvidaran que una vez la privatizaron.

Y ya que estoy ahora inmersa en el tema de la indagación apreciativa o el arte de preguntar gracias a Miriam Subirana y su espacio Yesouisi, me pregunto muchas preguntas posibles para hacer ante este panorama incierto.

¿El sol, la playa y el turismo es lo único que funciona en España como piensan algunos? ¿Esta ley que permite a los comercios madrileños abrir durante todo el día todo el año implicará más trabajo? ¿O simplemente será un aumento de la precariedad laboral: más horas e igual sueldo para los mismos empleados?

Si como dice  Wolfgang Schäuble, ministro de finanzas alemán, el dinero se da a España y no a los bancos, ¿entonces puede ese dinero destinarse a los habitantes que no pueden pagar su hipoteca y a los emprendedores que no pueden financiar su proyecto? ¿Con esta inyección de capital, los bancos dejarán de desahuciar a tantas familias como lo hacen cada día?

¿Los españoles deben trabajar como los chinos para salir de la crisis?

¿Qué están haciendo los empresarios para invertir en innovación en tiempos de crisis? ¿Es preferible contratar a veinte operarios en vez de contratar a tres competentes por el mismo salario? ¿Cómo podemos colaborar como coaches y seres humanos para lograr que este mundo sea más sostenible y habitable? ¿Será hora de dejar la siesta y la fiesta y ponerse a trabajar para el cambio como propone Juan Roig, presidente de Mercadona?

Muchas preguntas que requieren agentes de cambio y unas soluciones aquí y ahora. Hace unos años, se hizo el proyecto Despierta Argentina en plena crisis y estallido social donde se pretendía crear una nueva conciencia. Ahora es hora de despertar a España de ese letargo. Ya hemos visto que el dinero llega pero se reparte en los bancos. La gente está cansada y viene resistiendo. El gobierno de turno parece preferir los recortes y las subidas del iva, irpf y de las facturas de luz, agua y gas. La gente puede aceptar todos estos cambios con resignación o comenzar a despertar y crear una nueva revolución social, que proteja a los que tienen menos y no salve únicamente a los que tienen más.

Y para despertar, este “Exit Music(for a film”  de Radiohead que espero que inspire para levantarse y encontrar una salida.

© Leticia Brando, 2012. Toda reproducción está permitida siempre que se cite el texto original.

Reivindicando el derecho a trabajar y a disfrutar

En un mundo donde resuenan las palabras crisis, fin del trabajo, descenso de salarios, recorte de presupuestos y de créditos, llegamos a este primero de mayo de 2012, día emblemático cuyo trasfondo tiene poco para festejar. Me gustaría contarles a las almas de esos mártires de Chicago que la jornada laboral se ha reducido a seis u ocho horas y no decirles que aún hay empresas que proponen jornadas de doce horas para ofrecer salarios que apenas superan los mil euros.

También me gustaría decirles que ahora se permiten las manifestaciones, se censura la represión policial aunque sigue ocurriendo. También les diría que ahora existe el mobbing, el acoso laboral, que implica un maltrato psicológico a los trabajadores y que da tanto trabajo a mis colegas psicólogos en el tratamiento de las víctimas y a abogados y jueces en las demandas posteriores para resarcir el daño. También me gustaría decir que los gerentes saben liderar pero aún debemos intervenir los coaches en muchas empresas para trabajar sus habilidades directivas y su empatía. Me gustaría decirles que la mujer no posterga más su maternidad por su carrera y que el empresario valora que ella sea una parte importante en la creación de la especie. Me gustaría decirles que ya no importa si eres comunista, socialista, capitalista porque en el fondo, todos quieren lo mismo: vivir, salir a trabajar, ganar el pan sin el sudor excesivo de su frente y ser felices. Me gustaría decirles que la medicina y la psicología curan los males del siglo veintiuno pero sólo son antídotos temporales para funcionar un poco mejor. Nos queda el coaching, que tampoco es una panacea pero ha llegado para decirle a la gente que puede ser lo que quiere ser, siempre que se lo proponga y establezca metas y objetivos posibles.

La reivindicación del mundo actual es tener derecho a disfrutar. Si nuestros abuelos exprimieron su físico a diario para lograr sus propiedades y coches, ahora los jóvenes de hoy, con licenciatura y algunos másteres se preguntan dónde podrán hacer ejercicio de su derecho a trabajar. Mientras otros más listos emigran hacia tierras con más oportunidades, quedan los que no pierden las esperanzas. Los que se levantan temprano, estudian, salen adelante pese a las adversidades y los emprendedores que no se conforman con las cifras del paro o con los datos del Euribor. Los que sueñan despiertos que otro mundo es posible y crean cada día nuevas acciones para cambiarlo. Los que creen y quieren hacer, esa es la raza de hombres y mujeres que vale la pena homenajear en esta fecha tan especial.

© Leticia Brando, 2012. Toda reproducción del texto está permitida siempre y cuando se cite la fuente original.

Escritura, coaching, enfrentar la crisis: todo es cuestión de visualizar

Mientras termino mi próximo libro, requiero concentración, alejarme del mundanal ruido, sólo de vez en cuando reviso mi Linkedin, pongo algún comentario en Twitter, coloco algún post  en  Facebook, todo para que al menos mis amigos 2.0 sepan que aún existo. Realmente, la escritura requiere una disciplina y una afición a la soledad y al  refugio en nuestra propia intimidad.

Mi querido amigo, Francesc Miralles, escritor de novelas de ficción como Retrum y “El secreto de Picasso” suele irse a un hotel a terminar algunas de sus novelas. Mario Benedetti solía irse a Menorca y me dijo una vez en una entrevista que me concedió: “si a mí me dejan, escribo bastante rápido”. Estoy comprobando lo mismo. Si no terminaba antes mi novela, se debía a esa necesidad de la gente que nos quiere de estar con nosotros y nosotros de darnos a ellos. Porque la escritura requiere una dedicación que no conoce de agendas ni de tiempos personales. Como coach, suelo pedirle a los clientes que desarrollen su niño interno, que se atrevan a jugar, a visualizar un futuro mejor pero para ello deben establecer objetivos concretos, posibles y alcanzables. Un plan de acción se concreta sólo si me he trazado objetivos reales.

Afortunadamente en España, la crisis no ha descendido el interés en temas de mejora personal. Ciertamente la gente tiene menos dinero para acceder a alguna formación porque en un país con una taza de paro de casi 5 millones, es evidente que una parte de la población recorta gastos de su presupuesto. Pero más allá de esos recortes que nos tocan a todos, gran parte de la población española ya no se queja. Porque aceptan con resignación que esta es la recuperación más lenta de  todas las crisis económicas que ha atravesado España. Cuando la gente decide no quejarse, indefectiblemente llega el deseo de mejorar, de hacer cosas que mejoren su existencia. En eso, están la mayoría de españoles, buscando la mejor cara a esta situación. Algunos cambian de ciudad, otros cambian de profesión, buscan alternativas de negocio y otros se atreven a visualizar un futuro mejor, sueñan despiertos con realidades posibles como algunos que asistieron a mi pasada conferencia del 9 de junio en Excellence.  Con ese vídeo los dejo y mientras sigo escribiendo, que  debo seguir visualizando diálogos y palabras para los personajes de mi próxima novela.

Crisis, el valor del tiempo, Inside job o cómo hacer sentir mojarritas a los tiburones de las finanzas

Hoy desayuno noticias asesinas como diría Ismael Serrano. Me cuenta el informativo en apenas segundos que España tiene un paro de más de 5 millones, que la inflación sube 3,8% en ese último trimestre, que el déficit de Catalunya se eleva a un 2%, y que la entidad financiera La Caixa, (seguramente por cobrar tantas comisiones a sus clientes) gana 336 millones y mantiene la morosidad por debajo de la media. Mientras tanto, los emprendedores siguen siendo los kamikazes y los grandes olvidados en esta crisis brutal. Los medios sólo parecen recordar que hay bodas reales, visitas de jequesas y duquesas seniles. Quizá España deba evocar que dio origen a Francisco de Goya, Luis de Góngora, Francisco de Quevedo y Miguel de Cervantes. Tanta riqueza cultural, hoy menospreciada por la crisis y la frivolidad que impera desde la caja boba. O quizá España necesite a un Charles Ferguson patrio que se destape ollas e investigue exactamente los orígenes de esta crisis cultural y económica. Para los poco informados, Charles Ferguson es nada menos que el productor, guionista y director de “Inside job”, película ganadora de un Oscar 2011 en la categoría documentales. Ferguson es un matemático, proveniente de la Universidad de California, Berkeley, posdoctorado en Political Science en el MIT y emprendedor de nuevas tecnologías. En 1994 creó Vermeer Technologies, una empresa pionera en software por Internet, entre otras herramientas crearon el programa FrontPage. Dos años más tarde, Ferguson vendió Vermeer por 133 millones de dólares a Microsoft.
[youtube.com/watch?v=X2DRm5ES-uA]
Entonces Ferguson además de ser una persona no grata para los poderosos sin escrúpulos, se da el lujo también de tener suficiente dinero para producir sus documentales y concitar la atención de los medios masivos de Estados Unidos. Ya sabemos que el dinero, algo material y finito, no da la felicidad pero si nos permite ganar tiempo. Una vez que dejamos pasar el tiempo y no lo invertimos de forma eficaz, luego nos cercioramos que eso que pasó, es tan intangible como irrecuperable. Mientras tanto, los ricos de siempre engañan al reloj creyendo que han comprado una mejor vida cuando se mueven en primera clase y no soportan los suplicios de la clase turista. Otros más modestos se conforman con ganar lo suficiente como para no hacer horas extras en la oficina y evitar la extenuación laboral. Otros aprovechan el tiempo para decirle a esa persona que les interesa que les espere, porque ya llegaran tarde o temprano a su encuentro. Otros prefieren dar tiempo para comprar bienes y servicios que usan, desechan y comparten con otros seres. Otros usan su tiempo para decir que no les alcanza el tiempo y que esta vida no puede ser más sacrificada ni cruel.

Y otros usan su tiempo y su fortuna para visualizar un mundo mejor. Parece que esa es la meta de Ferguson. Con muchos millones en su bolsillo y una mente inquieta y sagaz, se ha transformado en el ser más incómodo para todos los gobiernos de Estados Unidos. En su anterior documental “No End In Sight” investigó sobre las mentiras de la administración de George Bush JR para atacar Irak. En “Inside Job” podríamos decir que se atreve a atacar la mayor parte de los gobiernos estadounidenses de las últimas décadas, desde Ronald Reagan, papá George Bush, Bill Clinton, George Bush JR y el mismo Barack Obama al que no acusa directamente de ser el culpable de la crisis mundial pero sí de contradecir su discurso pre electoral con su tiempo en el poder. En suma, más de lo mismo. Las quejas de unos, las acusaciones de otros poco tienen de fundamento cuando se contratan a los mismos asesores económicos tras varias crisis y errores. Como es habitual, la dificultad de los políticos para sostener el discurso y denotar coherencia. La dificultad de conciliar el dicho con el hecho.

Pero Ferguson no es un héroe porque pregunte incisivamente a muchos ejecutivos financieros las causas de las decisiones de vender bonos basura. Resulta loable su mente inquieta y su audacia de rebelarse al establishment Pero los grandes héroes de la crisis mundial siguen siendo gente anónima. Las empresas abren y cierran, las personas entran y salen pero lo que siempre se mantiene son esos lazos que nos atan a algunos seres y que se hacen más fuertes en plena incertidumbre. Por tanto, luego de despotricar tanto contra el tradicional modelo de familia, luego de creernos que tenemos cientos de amigos ante la explosión del mundo 2.0, la familia de carne y hueso, sin necesidad de ser un avatar, es uno de los lugares a los que recurrimos cuando la crisis económica y personal nos golpea. De esta clase de gente, puede ser los emprendedores a los que el Banco les ha cerrado todos los créditos pero que obtiene apoyo financiero en su padre o madre. Aunque no es el dinero lo más importante que se obtiene de una familia. Posiblemente sean los valores de amor, respeto, cooperación, paz, paciencia los que buscamos cuando nos acercamos a nuestra familia de origen en períodos de crisis.

El individualismo imperante nos hizo creer que podemos llegar a todo solos. El goce hedonista ha promocionado el egoísmo como un trofeo. Incluso desde el coaching y la psicología siempre le decimos al cliente que el camino para llegar a su meta, depende de él. En esta sociedad de exacerbación del “yo”, el “nosotros” está en crisis tanto como los bancos y la creencia en los líderes. La colaboración familiar en estos tiempos, coloca a la unión y la generosidad como las mejores alternativas entre tanta incoherencia y a Charles Ferguson como el Robin Hood posmoderno en los tiempos del Twitter.

Les dejo con la primera parte de Inside Job aquí:
[youtube.com/watch?v=NfqZa1oKMoM&feature=related]

© Leticia Brando, 2011. Toda reproducción o copia debe citar el texto original

Uruguayos en Barcelona:entre el ser cosmopolita y la nostalgia de la aldea

Les dejo con una entrevista que hice para una de las ediciones de Bernik Magazine, revista uruguaya, dirigida por Susana Bernik y con la que colaboro aportando una columna sobre mujeres y hombres(El ángel viste de Prada) y algunos reportajes que envío desde Barcelona. Para leer la revista, deben comprarla en los quioscos de Montevideo. Pero si quieren un caramelo para ver cómo es el resto, en la web de la revista, se pueden leer unos pocos artículos. Aquí pueden leer el reportaje sobre uruguayos en Barcelona.

Algunos huyendo de la crisis. Otros por pura aventura. Los más veteranos huyendo de la dictadura. Algunos por experimentar el olor del mar Mediterráneo en plena ciudad. Lo cierto que Barcelona es uno de los sitios españoles en los que muchos uruguayos emigraron. Tras unos años de opulencia, ahora también resuenan palabras como paro, crisis y economía sumergida. Mientras algunos planean la vuelta, otros se quedan pese a la melancolía inevitable por los seres queridos que quedan en el país

A orillas del mar Mediterráneo, la ciudad asoma. Luego de los Juegos Olímpicos de 1992, Barcelona viene cambiando a pasos agigantados. Tras muchos años de espaldas al mar, hoy ostenta uno de los paseos marítimos más atractivos del mundo. En su interior, se rodea de construcciones modernistas del mítico Antoni Gaudí como La Pedrera, Casa Batlló y Sagrada Familia. Estos emblemas de la arquitectura mundial suelen ser frecuentes objetivos de flashes de turistas japoneses y de otras nacionalidades. Parece cansada de ver circular tantos extranjeros en su Plaza Cataluña. Tampoco oculta que ha perdido el orgullo a sus Ramblas, especies de paseos donde pululan comercios de aves, flores y espectáculos de artistas callejeros. Consciente de sus curvas, la ciudad ostenta su montaña Montjuic, su monte Tibidabo y su cercanía a los Pirineos. Siguiendo su inconformismo a seguir líneas rectas, tiene su calle Diagonal que atraviesa todos los barrios. Mientras resuena la palabra crisis, su Paseo de Gracia sigue dando honor a su nombre con sus vidrieras fastuosas de marcas como Carolina Herrera, Giorgio Armani, Chanel, Gucci, Louis Vuitton, entre otras.

Martin Cagno, arquitecto de 38 años se sintió atraído precisamente por la arquitectura y la belleza de la ciudad cuando llegó en 2004. “De Uruguay me fui en 2002 con una beca Fullbright para hacer un Máster en Diseño Arquitectónico y Tecnologías Emergentes en la Universidad de Illinois en Chicago. Luego me surgió otra beca en la Fundación Bauhaus, en las afueras de Berlín, Alemania. Diez meses después, estaba manejando irme a Londres o Barcelona. Me salió una oferta en el estudio de Ricardo Bofill de Barcelona en junio de 2004”.
El orgullo de Martin es haber participado en el proyecto ejecutivo y la dirección de obra del hotel Vela. “El hotel ha sido un éxito, tiene una imagen muy potente. Es como una vela en el borde del mar. Ya se ha convertido ícono de la ciudad. Es un hotel de cinco estrellas y tiene una situación privilegiada, tiene vistas al mar desde todos sus ángulos.”

El glamour de la ciudad también atrajo Alejandra Redin, arquitecta de 38 años y madre de Eugenia de 5 meses. Llegó en 2002 y a los diez días tenía trabajo. “Tuve la suerte de contar con documento comunitario. Pero no puedo decir que me costó. Ahora dejé de trabajar. Trabajaba para una consultora inmobiliaria. Estoy en cambio de vida, más dedicada a mi hija, y seguramente volviendo a Uruguay en breve”.

LA MEZCLA DE CULTURAS
Algunos llegan con su familia. Otros vinieron solos pero en todos los que emprendieron este camino de cambio, emerge un espíritu de aventura y una necesidad de conocer otras culturas. Considerada la ciudad más europea de España, aquí conviven muchos extranjeros de diversos países: alemanes, argentinos, ingleses, irlandeses, franceses, italianos, portugueses, polacos, venezolanos y uruguayos, que vienen a quedarse. Justamente esta mezcla cultural parece ser un factor seductor de la ciudad condal para los uruguayos. “Trabajo en un estudio que es muy internacional. Te diría que de quince compañeros con los que trabajo diariamente, sólo uno es catalán. Trabajo con un chino, belga, italiano, alemán, es bastante particular. Tuve la experiencia de trabajar con muchos catalanes en la obra del hotel Vela y la experiencia fue buena”, comenta Martín Cagno.
“Mucha de la gente que me he rodeado aquí no son catalanes. He conocido gente de todos lados. Eso lo voy a echar de menos. Es una ciudad cosmopolita. De los catalanes en sí, creo que no voy a echar de menos nada. Aunque agradezco la experiencia vivida. La cabeza de los catalanes me gusta pero el modo de ser de la gente es cerrado. En Uruguay, tenemos facilidad de relacionarnos pero somos cerrados en cuanto a que hay una mentalidad más de pueblo, más retrógrada. Ya sé que a veces voy a tener que escuchar discursos y comentarios, que luego de vivir tanto tiempo en Europa, te pueden chocar. Es parte de lo que uno tiene que aceptar al volver y hacer omm”, agrega Alejandra Redin, reflexionando sobre su regreso.
Otros no tienen miras en volver como Pablo Despeyroux, guitarrista de música antigua y arreglista, propietario de su propio estudio en Barcelona. Es considerado como un músico muy virtuoso en la ejecución de la vihuela, la guitarra barroca y la guitarra española. Despeyroux, hijo de un cantante de ópera y una profesora de literatura que debieron exiliarse cuando él tenía 14 años, regresó a los 25 años al país. Pero lo hizo durante nueve meses con la intención de formarse en música. “Volví en 1989 a estudiar con dos grandísimos maestros de guitarra, Abel Carlevaro y Eduardo Fernández. En Barcelona, estudié en el Conservatorio Superior Municipal (CSMMB), aunque principalmente me examiné por libre. Estudié armonía con Lluis Vergés, instrumentación con Gabriel Brncic, música antigua con Luis Gásser. No se me ocurre nada que no tenga Barcelona. Lo que echo de menos es en negativo: menos gente en la playa, menos tráfico, menos polución. Extraño los panchos de la Pasiva, pero cuando estoy en Uruguay, extraño el jamón”.

En cambio, Fernando Santullo reconoce que tiene más éxito en Uruguay que en España, pero aún así decide quedarse. Llegó en 2001 para realizar un Máster y se quedó. No vino solo. Lo acompañaba su pareja en ese momento y su hija, Agustina, que hoy tiene once años. Sociólogo de profesión, alternó durante muchos años su trabajo en la prensa escrita con las composiciones y las actuaciones musicales. “Desde hace un par de años me dedico en exclusiva a la música. En mi caso, no es demasiado relevante dónde estoy. Mi disco se editó en Argentina y Uruguay y allí es donde toco con más frecuencia. Pero mi contrato como letrista es con Universal Latin, que funciona en toda América Latina y España. Creo que Barcelona es una vitrina interesante para los músicos, con o sin crisis. Pero también creo que es un lugar que está orientado hacia lo que llega de otros lados, que no presta demasiada atención a lo que ocurre aquí. A menos que seas amigo de alguien o hijo de alguien. O que estés dentro de algún círculo cercano a festivales o salas. En eso se parece bastante a Uruguay. A los periodistas en general les recomendaría que se dedicaran a otra cosa ya que el oficio se ha puesto muy bravo económicamente. Y a los sociólogos, no se me ocurre nada para decirles aunque no creo que eso les preocupe en lo más mínimo”, ironiza Fernando.

Tanto Pablo Despeyroux que ha vivido más tiempo en Barcelona que en su ciudad natal como Martín, Alejandra y Fernando que también vivió casi diez años en México durante su infancia, se sienten uruguayos. Pero la diferencia de haber tomado vuelo y probar otras tierras, los hace sentir diferentes allá donde vayan. “Uno no es consciente lo que le va a pasar una vez que decide dejar su país. Una vez que lo dejaste, estás en una situación que no sos ni de acá ni de allá”, concluye Alejanda Redin.

UNO SIEMPRE PIENSA EN LA VUELTA CUANDO TIENE HIJOS”
Martin Cagno. Arquitecto de 38 años, casado hace cinco años con Virginia Torres y padre de Martina(3) y Joaquín(2) y espera el tercero.
“Llegué en 2004 y enseguida tenía trabajo en el estudio de Ricardo Bofill. Pensaba que estaría en Barcelona por un tiempo y luego sería otra ciudad. A los dos meses de estar aquí, mi hermana me dice que inauguraba una tienda de unas diseñadoras uruguayas en el Borne, Quiroga& Quiroga. Ahí conocí a Virginia y después de un año y medio, estábamos casados. A partir de ahí, nos afincamos aquí y tuve que abandonar la idea de moverme tanto. Desde que hemos tenido hijos, nuestra vida ha cambiado mucho y hace que pienses que el lugar ideal es tu propio país. Ahora la situación es muy mala. Mi situación es una excepción. Cuando están las crisis, la construcción es lo primero que se para y probablemente lo último que se reactiva. Por suerte, el estudio donde yo trabajo es internacional y tiene pocas obras en España salvo la remodelación del aeropuerto de Barcelona. Tiene dos proyectos muy importantes en Rusia: grandes urbanizaciones de viviendas sociales en Moscú, donde yo estoy trabajando ahora”.

“LOS CATALANES SON GENTE DE FIAR Y SERIA”
Pablo Despeyroux, 46 años, guitarrista de música antigua y arreglista. Una hija de 18 años.
“No creo que la integración sea especialmente dificultosa para un uruguayo en España y menos en Barcelona, que es una ciudad muy cosmopolita donde te encuentras gente de todas partes. Tal vez el catalán, de entrada no es una persona muy simpática o espontánea. Pero no por una cuestión de discriminación hacia los foráneos, sino por carácter. Por contrapartida, suele ser gente fiable en el trabajo y seria. También divertida, yo tengo amigos catalanes y toco con muchos músicos catalanes con los que me siento muy a gusto. Mi novia es italiana, pero tenemos previsto quedarnos en Cataluña y además instalarnos en un pueblo fuera del bullicio de la ciudad. La cultura del uruguayo medio, creo que es muy similar a la del español medio, lo que pasa que en Uruguay se lee un poco más y tal vez haya un poco más de cultura literaria. Pero si nos centramos en la música, la sociedad uruguaya es muy inculta. Aquí, tengo amigos uruguayos, argentinos, catalanes, mexicanos, españoles y toco con músicos de todas partes”.

“EN MI CASO, ES MÁS SIMPLE TOCAR EN EL RÍO DE LA PLATA”
Fernando Santullo, 42 años. Vive en pareja y tiene una hija de 11 años. Fue líder del Peyote Asesino y en 2009 salió “Bajofondo presenta Santullo”, que cosechó excelentes críticas en Uruguay.
“Primero formé Peyote, luego Kato, con quienes vine a Barcelona. Y después comencé mi colaboración con Bajofondo, aporté dos canciones para su último disco “Mar dulce” y luego saqué mi disco con ellos. Tengo manager en España y estoy en cambios en Argentina y Uruguay. En mi caso, es mucho más simple tocar en el Río de la Plata. Ahora compongo canciones para distintos proyectos y para un nuevo disco mío. Me ayudó bastante haber estado nominado al Grammy Latino hace un par de años con el tema “El mareo” que cantó Gustavo Cerati junto a Bajofondo. También hago cosas más raras, como ser el rap coach del último disco del Cuarteto de Nos. Estoy intentando editar mi disco “Bajofondo presenta Santullo” por aquí y también quiero comenzar a tocar con regularidad. Y la idea es seguir promocionándolo en Argentina y Uruguay, que son los digamos “mercados” naturales para mi música. Por otro lado hice un par de canciones para el disco solista de Juan Campodónico, productor de Jorge Drexler, el Cuarteto y Bajofondo y productor junto a Gustavo Santaolalla, de mi disco. Y estoy en estos días componiendo para el futuro nuevo disco de Bajofondo”.

“ENTIENDO LA OBLIGACIÓN DE HABLAR EN CATALÁN PERO NO LA COMPARTO”
Alejandra Redin, arquitecta de 38 años. Una hija de 5 meses. Llegó en 2002 a Barcelona y en el ínterin, vivió de 2004 a 2007 en Milán. Tras tres años trabajando como Project manager para una consultora inmobiliaria, planea regresar en diciembre de 2010 a Uruguay.
“Entiendo que ellos cuiden su idioma, una lengua que fue prohibida durante mucho tiempo en la dictadura. Pero creo que no se dan cuenta, que lo que están haciendo es cerrarse al mundo. ¿Por qué muchas empresas internacionales van a Madrid y no van a Barcelona? Porque tienen menos trabas. Al final, lo único que están haciendo es justamente con esta cosa del catalán, es cerrarse al mundo. A los niños les enseñan primero a hablar en catalán cuando el castellano es la segunda lengua más hablada en el mundo. Creo que la forma de ser del catalán es más cerrada, como que cuesta llegarles, esta falta de expresividad, ya sea para lo bueno como para lo malo, esa falta de demostración es lo que hace que en Italia me sintiera más en casa”.

También podéis leerla en la edición online de Bernik Magazine

© Bernik Magazine, 2010. Todos los derechos reservados.